Jambo Kenia

Elefantes en Kenia

Un viaje a Kenia supone una experiencia cuanto menos, impactante. Seas un viajero empedernido que ha visitado un montón de países, o seas un novato en esto de viajar por el mundo, Kenia no te dejará indiferente.

Nairobi

 Nairobi

Nairobi

Tu primera parada en Kenia será Nairobi. En el aeropuerto Jomo Kenyatta ya podrás hacerte una ligera idea de lo que te espera, debido a que está lleno de estatuas

que representan gran parte de su fauna.

En el mismo aeropuerto, tienes varias tiendas en las que puedes adquirir una tarjeta móvil con acceso a internet a un precio bastante asequible. Si optas por esta opción, debes saber que Uber en la capital funciona de maravilla, por lo que puedes moverte con este medio de transporte. Nairobi es una ciudad que puedes ver en uno o dos días, no te ofrece nada de particular, pero no puedes dejar de ver su “caos organizado”.

En el Parque Nacional de Nairobi, a tan solo un par de kilómetros de la ciudad, ya puedes ver muchos de los animales que la impresionante Kenia alberga. Si tienes tiempo, puedes pasarte un día por allí, aunque, lo realmente impresionante está aún por llegar…

 

 

Masai Mara

Guepardo en Masai Mara

Visita obligada en tu viaje a Kenia es el parque natural de Masai Mara. Adentrarte en la sabana te recordará a los paisajes del Rey León. Hay un montón de opciones para realizar tu safari, desde las más económicas hasta safaris de lujo donde te alojarás en lodges 5 estrellas.

En Massai Mara el día empieza justo al amanecer, lo que te proporcionará una gran paz interior desde el comienzo del día. Adentrarte en la sabana, admirar el horizonte y dejar que vayan apareciendo en tu campo visual un sinfín de animales diferentes, es una experiencia inexplicable y difícilmente comparable con ninguna.

Verás manadas de todos tipos de animales: cebras, ñus, elefantes, ciervos, antílopes etc. Y otros un poco más solitarios como el guepardo, el leopardo o el león. Otra “fotografía” que nos impactará es la cantidad de fósiles que encontramos en el suelo; es el ciclo vital, más presente que nunca.

Y, antes de comenzar tu safari está bien que conozcas algunos truquillos que te serán de ayuda: nunca está de más que lleves agua (pues allí puede ser escaso y/o caro), protegerte bien del polvo, unos prismáticos y una cámara con buen zoom.

Una figura importante en tu safari es tu guía: de él depende en cierta medida la calidad de tu safari. Él es quién te explicará muchos de los secretos de la sábana; y dependiendo de su audacia, astucia y de la suerte que tengáis, os brindará los mejores momentazos de vuestro viaje por la África profunda: animales depredando, jugando entre ellos, estampidas e incluso un león cazando, la instantánea más buscada de la jungla. No debemos olvidar, que el león es un animal muy perezoso y la mayoría de las veces lo verás durmiendo o tumbado entre los arbustos.

Otra de las experiencias típicas de tu safari es visitar un poblado de masáis. Y si bien, es bastante auténtico y recomendable para cualquier europeo, cierto es, que los masáis que habitan cerca de los campamentos de safaris, bien han sabido sacar partida del turismo. No obstante, en tu visita al poblado podrás visitar sus casitas y conocer un poco más sobre su forma de vida, en definitiva, acercarte a su cultura.

 

Los lagos de Kenia

Lago Nakuru

Lago Nakuru

Todos ellos son hogar de muchas especies, como pelícanos, flamencos, hipopótamos etc. y de muchas especies acuáticas, que los convierten en un lugar perfecto para la pesca.

Otra de las escenas keniatas soñadas por todos es un lago manchado de rosa por los flamencos. En Kenia hay varios lagos, aunque debido a los cambios climáticos, si quieres ver esta famosa estampa, debes dirigirte a los lagos que se encuentran más al norte.

Tres de los más visitados son:

El lago Victoria; un lago legendario, hogar de muchas especies. En las inmediaciones viven tribus que viven muy ligadas al lago: hacen la colada, pescan o se bañan en sus aguas.

Otro de los lagos keniatas por excelencia es el Lago Nakuru. Hogar de los flamencos, es bastante frecuentado por los safaris, debido a su vegetación y a su fauna, dentro de la que destaca el rinoceronte blanco.

El lago Naivasha, es el que se encuentra a mayor altitud de todos. Su aspecto tiene algo de terrorífico, puede deberse también, a los marabús (pájaros bastante feos) que sobrevuelan en lago. Pero al igual que en el resto de África, este no es el único animal que podemos observar, en Naivasha también será fácil ver hipopótamos.

 

 

La costa keniata

Costa keniata

Costa keniata

Kenia es un país que tiene mucho que ofrecerte, por eso, si te decides a visitar este hermoso país, te recomendamos que lo hagas durante un periodo de tiempo medio – largo. De este modo, tendrás ocasión de visitar su costa.

Recientemente ha sido inaugurada la línea de tren que conecta Nairobi con Mombasa en unas cinco horas. Este tren, convive con otro de la época colonial que aún transporta pasajeros. Si quieres vivir una experiencia puramente keniata y tienes tiempo, te animamos a que viajes en este tren que recorre el trayecto entre Nairobi y Mombasa (y viceversa) en unas diez horas. Sin embargo si lo que quieres es exprimir tu tiempo al máximo, también tienes la opción de viajar en avión. Son varias las aerolíneas que operan por precios bastante asequibles.

Tres son los lugares que te recomendamos en la costa de Kenia, bañada por el océano Índico. Seguro que hay otros interesantes, pero estos te encantarán:

Lamu, este pequeño archipiélago que se sitúa al norte del país es una joya no muy explotada de la costa keniata. Formado por tres islas, este paraíso, te proporcionará un relax único.

Marcada por el ritmo del “pole pole” (despacio en swahili), en Lamu te encontrarás con burros por todas partes, y es que otra peculiaridad de este lugar es que no tiene coches, el medio de transporte más conocido es el burro.

A tan sólo una hora al sur de Mombasa nos encontramos con Diani Beach, una playa kilométrica que es un verdadero paraíso natural. Aunque hay hoteles y resorts, estos han sido edificados respetando bastante el entorno. Además encontrarás los típicos restaurantes de toda la vida donde comer el pescado local. Por las arenas de sus playas se pueden ver camellos paseando y seguro que los lugareños te ofrecen dar un paseo en ellos a un módico precio; ¡no te olvides de regatear, es prácticamente obligatorio!

Para aquellos que les busquen resorts y zonas con más servicios, Malindi es su lugar. Cierto es que, quizás sea la ciudad costera menos africana de todas, ya que, Malindi (también conocida como “Little Italy”) es lugar de veraneo de europeos, en particular de italianos. Pero si finalmente te decides por visitar Malindi, no puedes dejar de conocer el Parque Nacional Marino donde podrás ver multitud de peces tropicales.

En todos estos rincones costeros puedes realizar actividades como buceo, snorkel, montar en camello o dar una vuelta en los tradicionales barcos de madera conducidos por algún amable lugareño.

Seas como seas, estoy segura de que Kenia te atrapará, te emocionará y te transmitirá unas sensaciones nuevas. Su belleza natural, la hospitalidad de sus gentes, sus rincones repletos de aromas del África profunda… Kenia es esto y mucho más, probablemente se convierta en el viaje de tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioComentar entrada