10 razones para visitar Lanzarote

Lanzarote

Todas y cada una de las islas que forman parte del archipiélago de las Canarias son fascinantes, pero hoy toca hablar de Lanzarote y su espectacular orografía. No hay nada mejor que dejarse llevar, tomar un avión y plantarse en Lanzarote en un abrir y cerrar de ojos.

Sí, hay muchas razones para visitar esta maravillosa isla, ¿quieres conocer algunas de ellas? Aprovecha nuestra oferta para viajar a Lanzarote 8 días / 7 noches, vuelos, traslados y estancia en hotel 4* en régimen de alojamiento y desayuno.

Y si quieres puedes visitar nuestra página de viajes a Lanzarote donde encontrarás la oferta que mejor se ajuste a tus necesidades.

Porque tiene una laguna color esmeralda: El Charco de los Clicos

Lago Verde

Lago Verde

¿Sabías que la localidad pesquera de El Golfo tiene una preciosa laguna verde? Esta es conocida popularmente con varios nombres. Uno de ellos es Lago Verde debido al color esmeralda de sus aguas, que adoptan esta tonalidad gracias al alto contenido en azufre y algas que tiene su fondo. También se le conoce con el apelativo de Charco de los Ciclos o Laguna de los Clicos porque antiguamente en ella habitaban unos mariscos, hoy extintos, llamados “clicos”.

El charco forma parte de un cráter volcánico, por eso la arena de la vecina Playa de los Clicos es completamente negra, lo que hace todavía más atractivo este lugar, que, sin duda, es uno de los escenarios más fotografiados de todo Lanzarote. ¿Te lo vas a perder?

Porque cuenta con un museo submarino: El Museo Atlántico

Castillo de las Coloradas

Castillo de las Coloradas

¿Alguna vez habías oído hablar sobre un museo submarino? Pues bien, las aguas que hay entre Playa Blanca y el Castillo de las Coloradas esconden el único museo subacuático de Europa. No se trata de un museo común, sino de un verdadero atractivo para los amantes del buceo que también buscan el lado más artístico de la isla a una profundidad de 12 metros.

El creador de estas esculturas es el británico Jason de Caires Taylor, cuyo objetivo es conservar la riqueza del fondo marino y por ello ha llevado a cabo algunos proyectos bajo el agua en otras partes del mundo. En este caso ha construido 10 grupos de esculturas tomando como modelos a algunos residentes de Lanzarote, entre las que se pueden ver 35 figuras humanas caminando hacia un muro, un grupo de niños en una pequeña barca de metal, y a una pareja fotografiándose, entre otras muchas más.

Porque cobija un auditorio subterráneo: Cueva de los Verdes

Cueva de los Verdes

Cueva de los Verdes

Visitar la Cueva de los Verdes es como hacer un viaje al centro de la tierra porque es uno de los tubos volcánicos más largos del planeta. Esta cavidad se originó por una erupción del Volcán de la Corona, en el municipio de Haría, y se extiende a lo largo de 6 kilómetros, uniendo el cráter y el mar a través de un tramo submarino conocido como el Túnel de la Atlántida.

La iluminación de estas galerías y los colores de sus techos y paredes son un verdadero espectáculo para nuestros ojos y para nuestros oídos, ya que su acústica es ideal para celebrar conciertos y otros eventos culturales como el Festival de Música Visual de Lanzarote, que ofrece una experiencia única bajo tierra.

Porque cuenta con una especie endémica: el cangrejo ciego de Los Jameos del agua

Los Jameos del agua

Los Jameos del agua

Al igual que la Cueva de los Verdes, los Jameos del Agua se produjeron por la erupción del Volcán de la Corona y forman parte de ese gran tubo volcánico, concretamente en el tramo más cercano a la costa, pero lo más curioso es que además de contener un lago en su interior originado por filtraciones marinas, cuenta con una especie endémica propia de la zona: el cangrejo ciego, una especie minúscula y albina que llama la atención de sus visitantes.

Esta obra pertenece a César Manrique y con ella pretende ensalzar el valor de la naturaleza mezclando el entorno volcánico con especies vegetales de todo tipo.

Porque ofrece un paisaje extraterrestre: Parque Nacional de Timanfaya

Parque Nacional de Timanfaya

Parque Nacional de Timanfaya

El entorno natural del Parque Nacional de Timanfaya es insólito, se dice que parece un paisaje extraterrestre con origen en Marte. De hecho, hacer un recorrido por las Montañas de Fuego a pie es una opción muy asequible para conocer muy de cerca este terreno volcánico, que indudablemente, te regalará unas de las estampas más originales de la isla.

Este paraje suma un total de 5.000 hectáreas vírgenes idóneas para pasear a lomos de un dromedario y para tomar fotografías de lo más extravagantes, pero si estas experiencias se te quedan cortas, no dudes en ir al restaurante que hay en su interior: El Diablo, donde se preparan carnes y pescados colocados sobre un horno que se alimenta con el calor natural que desprende la tierra. ¡OJO! Que, a diez metros de profundidad, la tierra ebulle a casi 300 grados.

Porque atesora las salinas más extensas de las Islas Canarias: Las Salinas de Janubio

Las Salinas de Janubio

Las Salinas de Janubio

Las Salinas de Janubio son las más grandes de las Islas Canarias, una gran fuente de la que emana su principal producto: la sal, un oro blanco que fue imprescindible en la economía de Lanzarote. Están situadas en Yaiza y si las vemos desde el aire parecen una paleta de sombras de ojos de tonalidades que están entre el rosa palo y el azul cielo. Es totalmente recomendable ver el atardecer alrededor de las salinas y fotografiar este magnífico paisaje.

Porque posee viñas volcánicas: La Geria

La Geria

La Geria

Seguro que muchas veces te has imaginado cómo es la luna, ¿verdad? No lo pienses más y dirígete a La Geria, un valle situado en la parte central de Lanzarote que es capaz de mostrarte un paisaje desnudo muy parecido al de este satélite en el que predominan pequeños cráteres de tonos oscuros.

Probablemente estarás pensando que este terreno negro y salvaje debe estar exento de vegetación, pero te equivocas, porque lo más curioso de todo es que el paisaje volcánico de La Geria es ideal para cultivar viñas de las que luego se obtienen los vinos malvasía. No es la típica plantación, sino que son parras de poca altura flanqueadas por un muro de piedra en forma de media luna que las protege del viento, y a medida que van creciendo, van tiñendo la tierra de verde. Es aconsejable hacer un tour por esta zona y después visitar alguna bodega para degustar este vino que ha sido elaborado en el regazo de las cenizas.

Porque ofrece playas paradisíacas: Playa del Papagayo

Playa del Papagayo

Playa del Papagayo

Las playas que ofrece Lanzarote son paradisíacas, unas con arena negra y otras con arena blanca, pero TODAS son ESPECTACULARES e INIGUALABLES.

Da igual si hablamos de la Playa de Famara, de Playa Mujeres, de la Playa del Janubio o de la Playa del Papagayo porque cualquiera de ellas te sorprenderá gratamente. Esta última, situada al sur de la isla, es con su forma de herradura una de las más acogedoras de Lanzarote. Su arena es fina y de tono dorado, y sus aguas azul turquesa nos recuerdan inevitablemente a las del mar Caribe. El oleaje es moderado, así que es ideal para ti si viajas con niños o simplemente si buscas un día tranquilo aislado del ruido de las grandes urbes.

Porque alberga un impresionante jardín botánico: El Jardín de Cactus

El Jardín de Cactus

El Jardín de Cactus

Una vez más César Manrique juega con la arquitectura y la naturaleza en el Jardín de Cactus, situado en Guatiza (Teguise). Consiste en un enorme jardín botánico que ocupa 5.000 metros cuadrados compuesto por un total de 7.000 ejemplares entre los que se encuentran una larga lista de especies de cactus procedentes de todo el mundo. El color rojo oscuro de la tierra contrasta con el azul del cielo y el verde de las plantas… es una obra que se levantó sobre una vieja cantera para ser diseñada a la perfección porque cuenta con detalles estéticos que se hicieron para deleitar la vista de todos los que visitan este lugar.

Porque tiene el mejor mirador con vistas hacia La Graciosa: El Mirador del Río

El Mirador del Río

El Mirador del Río

Si quieres obtener una de las mejores panorámicas de toda la isla debes dirigirte al Mirador del Río, un excelente balcón situado en el Risco de Famara, concretamente a 474 metros de altitud, que apunta a La Graciosa. Se trata de una de las composiciones arquitectónicas más características de César Manrique, desde donde además se puede ver gran parte del océano Atlántico y del archipiélago Chinijo.

1 Comentario

  1. Una bonita isla que me gustaría visitar algún día,
    Por cierto, la película «enemigo mío» (1984) se rodó allí, haciendo Lanzarote de planeta alienígena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioComentar entrada