68 pensamientos que tenemos cuando organizamos un viaje

Organizar un viaje

Cuando las palabras “quiero viajar” se empiezan a hacer visibles en tu futuro más cercano, bien sea porque tienes días libres, o los ahorros que has estado guardando dan sus frutos, la ilusión empieza a apoderarse de ti. Al igual que las miles de preguntas que conlleva organizar cualquier tipo de viaje.

Todavía no tienes claro a dónde ir, sólo que tienes los medios y el tiempo necesario (todo limitado, por desgracia) para poder escaparte de la rutina y huir hacia una nueva aventura. Es en ese momento cuando coges la agenda y buscas los días, que empiezas a plantearte un montón de cosas, preguntas, interrogantes sobre la vida en general y sobre por qué todo está en tu contra. Porque generalmente es así (si eres una excepción, ponte en contacto conmigo y cuéntame tu secreto, por favor).

Por el contrario, si eres de los de mi equipo, que parece que el mundo se ha puesto de acuerdo para hacerte imposible el cumplir tus sueños, a continuación encontrarás 68 pensamientos que probablemente se te hayan ocurrido a la hora de decidir a dónde vas a ir y cómo:

«Tengo 150€ de presupuesto para 4 días.»

«Esto va a ser divertido.»

«El hotel y los vuelos incluidos en ese mismo presupuesto, por supuesto.»

«Veamos, bajo estas condiciones, ¿a dónde puedo ir?»

«¡Ryanair, sálvame!»

«Igual es mi oportunidad para ir a Nueva York…»

«JAJAJA, con 150 €, como no vaya nadando…»

Big Ben, Londres

Big Ben, Londres

«En fin, voy a dejar de soñar, busquemos algo más cerquita,… ¡veamos Londres!»

«¿Un vuelo a las 5 de la mañana no es un poco intempestivo?»

«¿Por qué las compañías aéreas no piensan en las 8 horas de sueño?»

«Con las ojeras que voy a tener no voy a poder salir de frente en ninguna foto.»

«Hola, ¿Londres 170 € sólo el vuelo? ¿Estamos locos?»

«Adiós Big Ben, London Eye, Buckingham Palace, Hyde Park, Starbucks… fue bonito mientras duró.»

«Bueno, si la Reina de Inglaterra me diese alojamiento en una de la miles de habitaciones libres que tiene en su palacio…»

«Madre mía qué imaginación tienes, ¡deja de soñar y céntrate!»

«Vale, vale. A ver qué tal está Berlín

«Justo en el Barrio de Mitte (centro, centro, centro, según Google Maps) vive la prima de la mejor amiga del hermano de mi vecina del segundo. Si le digo que planeo ir allí, ¿me acogerá?»

«JAJAJA, obviamente no, pero siempre nos quedará París.»

«¡Uy, siempre quise ir a París! Lo anoto como plan B.»

«Volvamos al plan A, a ver qué tal los vuelos a Berlín.»

«Mmmm, ¿por qué todos con escala?»

«Otra vez horas intempestivas en los directos; de verdad, yo así NO puedo.»

«Espera, espera, que no había visto los precios, hasta luego Mari Carmen.»

«Di tú, que así no tengo que preguntarle nada a la prima de la vecina.»

«Ante todo: positivismo.»

Catedral de Notre Dame

Catedral de Notre Dame, París

«Vamos con París.»

«Oye, pues los vuelos no están nada mal. Y a horas normales.»

«Muy bien, Francia, muy bien, así sí que os perdono que no nos deis ningún punto en Eurovisión y que nos tiréis los tomates de los camiones de vez en cuando.»

«A ver qué tal el alojamiento.»

«Obviamente me puedo ir olvidando de estar cerca del Louvre o la Torre Eiffel

«Parece que hay hoteles decentes y a súper buen precio no muy alejados del centro.»

«¿Hoteles? Perdón, quería decir hostales.»

«Pues no, que son hoteles de verdad, de esos con estrellas y todo.»

«Y yo que pensaba que los hoteles de este tipo eran seres mitológicos, sabes que existen pero nunca los has visto. O pisado en mi caso.»

«Ojalá ser rico.»

«Francia, lo estás haciendo bien.»

«Voy a ver la distancia real entre este fantástico hotel y el centro de París.»

«Vale, no, dime que he metido mal la dirección.»

«¡GOOGLE MAPS DIME QUE HE METIDO MAL LA DIRECCIÓN!»

«Por supuesto que no la he metido mal, era demasiado bonito para ser cierto.»

«Francia, lo estás haciendo mal, muy mal

«¿Tendrá la vecina del segundo algún conocido en París?»

«Retiro lo dicho, ¿lo de los puntos en Eurovisión y los tomates? No te lo perdonaré jamás, Francia, jamás.»

Catedral de Santa María de Palma de Mallorca

Catedral de Santa María, Palma de Mallorca

«Ojalá ser rico.»

«¿Ya he dicho ojalá ser rico

«Vamos a ver por España, que oye, hay muchos sitios por visitar y seguramente sea mucho más asequible con mi presupuesto.»

«Si quiero sol y playa tengo costas y costas donde elegir.»

«E islas, los vuelos a Mallorca suelen estar muy bien de precio.»

«También puedo pretender que estoy en Malta, o me hago la típica foto de las piernas en la arena y nadie sabe dónde estoy.»

«Instagram explotará a likes.»

«Me gusta.»

«¡Qué viva el paraíso balear!»

«¿Y esta combinación de vuelos?»

«Las Aerolíneas Me Odian Parte 7432864382. El Musical.»

«Ese será el título de mi autobiografía.»

«Pues nada, imposible porque tampoco tengo más días para pedir en el trabajo.»

«¡Renfe sálvame!»

«Dicen que el AVE es súper rápido.»

«Súper rápido en llevarse mis ahorros, un visto y no visto, vaya. Si es que, tenía que haber reservado antes…»

Plaza de España, Sevilla

Plaza de España, Sevilla

«A este paso me voy de vacaciones a Aranjuez o San Sebastián de los Reyes, que es hasta donde me llega el abono joven del metro.»

«Menos da una piedra.»

«Bueno, a ver, al menos con el AVE no tengo problemas de horarios y llego rápido hasta la Comunidad Valenciana o Sevilla

«Voy a buscar en Facebook quién vive en alguno de los dos sitios.»

«¡BINGO!»

«Mark Zuckerberg, a veces creo que te quiero.»

«Y ahora, ¿cuál escojo?»

«¿Le digo a alguien que venga conmigo?»

«Ojalá ser rico.»

 

 

¿Te sientes identificado? ¡Comparte con nosotros tus impresiones!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioComentar entrada