Guía de viaje por España by @_desteaoeste_: Asturias

Somos Alba y Jano, la pareja viajera detrás de la cuenta de Instagram de @_desteaoeste_. Estamos aquí para dejar nuestra huella en el blog de Viajes El Corte Inglés junto a #UnMapaMuyNuestro. Aunque solemos viajar fuera de España, este año nos hemos zambullido en nuestra preciosa Asturias. Os hemos dejado nuestros sitios favoritos en #UnMapaMuyNuestro, un mapa colaborativo impulsado por Viajes El Corte Inglés. ¡Atrévete a buscar nuestras recomendaciones y la de muchos otros usuarios!

Puente Romano de Cangas de Onís, “El Puentón”

Probablemente, este sea uno de los lugares más emblemáticos del Principado, y llevábamos años oyendo a nuestras familias hablar de él y de lo bonito e impresionante que es cuando lo tienes delante, con lo cuál iba a ser sin duda una de nuestras primeras visitas en la tierra asturiana. Separando dos concejos, Cangas de Onís y Parres, y dejando a sus pies el Río Sella, se encuentra el famoso puente romano, o “El Puentón”. Data de la Alta Edad Media, aunque probablemente, está asentado sobre otro puente más antiguo de la época romana. La cruz sobre la medialuna invertida recuerda la victoria sobre los musulmanes en la Batalla de Covadonga. En 1931 fue declarado Monumento Histórico Artístico.

Bufones de Pría

He aquí unos locos enamorados de perseguir alrededor del mundo la que dicen que es la mejor hora del día, “la hora dorada”. Nos da muchísima paz poder sentarnos a observar y guardar en nuestra retina y memoria los atardeceres, y hacerlo con las olas del mar rompiendo a nuestros pies ya es un momento inmejorable. Los bufones son formaciones geológicas propias de las zonas costeras, originadas por la erosión del mar y la lluvia, dando lugar a chimeneas naturales abiertas en los acantilados que conectan el mar con la tierra.

Los días en los que la marea está en calma, al chocar las olas en los acantilados, se puede apreciar cómo una ráfaga de aire asciende sobre las chimeneas. Pero los días en los que el mar está bravo, fuertes chorros de agua y aire escapan por las chimeneas alcanzando una gran altura. ¡Es un total espectáculo de la naturaleza! Y nosotros en los Bufones de Pría pudimos contemplar una fusión increíble, el proceso de las chimeneas y un atardecer precioso. Eso sí, cuidado con los días de mucha marea, la naturaleza es muy sabia y nunca debemos desafiarla.

Mirador De San Pedro

Durante nuestra ruta por los miles de pueblitos preciosos de Asturias, decidimos parar a relajarnos unas horas en alguna de las playas de “la noble y leal villa” de Llanes.

Llegamos a la playa de El Sablón, pero para nuestra sorpresa, nada más sentarnos y mirar hacia el mar, observamos cómo unas grandes montañas protegen la playa por su costado izquierdo. Obvio, imaginamos las vistas que habría desde allí y no pudimos resistirnos a subir en el momento.

Accedimos a través de unas escaleras de piedra, y allí llegamos al mirador de San Pedro, construido en el año 1847, y confirmamos a simple vista lo que nos imaginábamos minutos antes desde la arena de la playa. Un enorme paseo repleto de naturaleza bien cuidada, con bancos y multitud de espacios para poder embobarte con las vistas. Por un lado, se puede observar la playa, y por el resto, los acantilados hacia mar abierto. Cuevas, naturaleza, vistas maravillosas… ¿Qué más podíamos pedir?

Basílica de Santa María la Real de Covadonga

Otro de los lugares más conocidos de Asturias, es la Basílica de Santa María la real de Covadonga. No podía faltar en nuestro itinerario, además de ser uno de los lugares más recomendados por nuestras familias y amigos. A medida que íbamos acercándonos con el coche, íbamos alucinando más y más.

La basílica fue levantada entre 1877 y 1901, caracterizada por un estilo neorrománico y únicamente construido con piedra caliza rosa. La zona en la que está situada la basílica es una auténtica joya. Está situada en el Parque Nacional de los Picos de Europa, y los alrededores, no puedes perdértelos tampoco: la Cueva de Covadonga donde se encuentra la Virgen, “La Santina”, la estatua a don Pelayo, el Museo de Covadonga o a unos 15-20 min., los lagos de Covadonga.

Lagos de Covadonga

Sin duda alguna, este lugar es el que nos demostró una vez más que al viajar no todo es perfecto y a veces hay que enfrentarse a adversidades con las que no contabas, pero que siempre, siempre, hay que mirar el lado positivo y quedarse con lo mejor, porque hasta de las peores partes, podemos sacar algo bueno. En nuestra subida por las montañas hacia los Lagos de Covadonga, comenzamos a ver que la niebla no nos dejaba ver absolutamente nada. Llegamos a la zona de los lagos, y sin exagerar, no veíamos ni lo que había a un metro de nosotros. En esta zona es muy típico que la niebla se “eche” encima y no veas nada, y ese fue nuestro caso.

Únicamente pudimos ver la orilla de uno de los lagos en nuestro viaje de retorno. Pero… ¡Ay nuestro viaje de retorno! Fue una de las postales más bonitas que se nos ha quedado en la memoria. Un atardecer, mezclándose el sol con la niebla y las montañas. No podemos hablaros mucho de los lagos, pero sí de la caída del Sol por todos sus alrededores, y la verdad… ¡Fue otra increíble experiencia!

Esperamos que nuestro viaje a Asturias os haya parecido tan mágico como a nosotros. Ya sabéis, si planeáis escaparos a esta patria querida, no os olvidéis #UnMapaMuyNuestro para no perderos ninguna de sus joyas. ¡Nos vemos viajando!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioComentar entrada