Nueva York imprescindible

Nueva York… es un país aparte, una ciudad infinita e inabarcable que es prácticamente una categoría propia de viaje, diferente a ninguna otra: es el centro del mundo, el centro de los viajes, y aunque detractores hay de todo, Nueva York termina brillando como el “must” por excelencia del mundo de los viajes: si no has ido, sabes que irás. ¡Te contamos nuestra selección de “imperdibles Nueva York”!

Empire State Building

Empire State Building
Empire State Building

Hay rascacielos más altos que el Empire State Building, pero… no son el Empire State Building. En lo alto de este icónico rascacielos, que es todo un emblema de la ciudad, no solo te esperan dos espectaculares miradores, también el valor irrepetible de estar allí donde se citaron Cary Grant y Deborah Kerr en la mítica película Tú y yo, por poner un ejemplo; o en ese lugar sobre cuyas vigas desnudas dormían los obreros en esos posters que llevas toda la vida viendo en las tiendas de regalos. Un sitio… irrepetible.

Con sus 443 metros de altura, el Empire State Building fue el rascacielos más alto del mundo durante 4 décadas, desde su construcción en 1931, hasta 1971, cuando se levantó la primera de las Torres Gemelas, y es un pedazo de la historia viva de Nueva York. Puedes subir al mirador de la planta 86 (a 320 metros de altura), o al recientemente renovado mirador de la planta 102, al que se sube por un ascensor adicional enteramente de cristal. No te creerás las vistas a través de sus 24 ventanas de cristal de 2,5 metros de altura.

Hay otros… pero no son el Empire State Building.

Te interesará: Otoño diferente en Nueva York: 5 lugares «secretos» para (re)descubrir la Gran Manzana

La Estatua de la Libertad

La Estatua de la Libertad
La Estatua de la Libertad

¿Y si la Estatua de la Libertad fuera uno de los monumentos más famosos del mundo? Pocas cosas en el planeta son tan reconocibles, ¿no crees? Bien merece una visita, que por cierto te elevará por el interior hasta la altura de la corona, donde encontrarás un increíble mirador. Pero lo más bonito de la Estatua de la Libertad, este regalo que el pueblo francés hiciera a Estados Unidos para conmemorar el centenario de su independencia, es apreciar el símbolo que es. Su nombre original era La libertad iluminando al mundo, y su estampa era lo primero que los inmigrantes europeos veían en la distancia tras cruzar el Atlántico. Todo un símbolo.

Sabías que…

  • El interior de la Estatua de la Libertad fue diseñado por Gustave Eiffel.
  • En sus orígenes, la estatua era de color bronce, pero debido a la oxidación que sufría, se pintó de color turquesa, tal como luce hoy en día.
  • Inaugurada en 1886, la Estatua de la Libertad mide 46 metros de alto, sin contar con el pedestal sobre el que descansa.

«Visitar Nueva York es caminar y dar cuerpo a un escenario de película que nos ha acompañado desde el cine a lo largo de toda nuestra vida»

Central Park

Imagínate: a mediados del siglo XIX, la ciudad crecía como loca y era necesario conservar un espacio para la naturaleza… así que se reservó un “pequeño” rectángulo de 4 kilómetros de largo y 800 metros de ancho, dentro del cual se desplegó un enorme parque urbano, quizás el más famoso del mundo, en el que caben… hasta lagos y estanques. Es MUCHO más grande de lo que imaginas, y dentro encontrarás tantas áreas y recorridos que hasta necesitarás… ¡un mapa para no perderte! ¿Sabías que Central Park es casi dos veces más grande que Mónaco?

Central Park

Prepárate: estanques, lagos, puentes increíbles (que reconocerás de las películas), pista de patinaje sobre hielo, fuentes enormes como la Bethesda Fountain, alquiler de bicicletas, o carruajes de caballos, … y hasta un castillo con vistas, el Castillo de Belvedere, construido en 1869 y que se puede visitar. ¡Un sinfín de propuestas para montarte un Central Park a tu gusto!

Times Square

Justo en el cruce de Broadway con la 7ª Avenida, se encuentra una de las plazas más bulliciosas del mundo, y también de las más conocidas: Times Square. Aquí la gente viene y va a todas las horas del día y de la noche, en un ajetreo constante que los neoyorquinos tienden a evitar, pero que tú querrás vivir, seguro, al menos una vez. Su ritmo… es parte de su encanto.

Te interesará: Por qué Nueva York se llama Nueva York y no “el sitio donde hay madera para hacer arcos”

Times Square
Times Square

¡Times Square es todo un escenario!, con sus miles de luces en todas direcciones, carteles de publicidad y pantallas gigantes en todos los rincones y todos los metros cuadrados de sus fachadas, a sumar a los bares, restaurantes y teatros (¡estás en Broadway!) con los que se despliega su increíble ambiente. Si quieres “conectarte” al ritmo de la ciudad que nunca duerme, Times Square… es el epicentro que buscas.

Puente de Brooklyn

Puente de Brooklyn
Puente de Brooklyn

¡Otra imagen que es un símbolo de Nueva York!, la del Puente de Brooklyn y sus 1825 metros que, en otro tiempo, hicieron de él el puente colgante más largo del mundo. Hasta su inauguración en 1883 (tras 13 años de construcción), la conexión entre Brooklyn y Manhattan se hacía a través de ferry, ¡no había otra! Hoy, el plan de cruzarlo a pie, o en bicicleta, así como de disfrutar de sus alrededores, sigue siendo un clásico absoluto para viajeros que visitan la ciudad por primera vez… y para cinéfilos irredentos que juegan a buscar el sitio exacto desde el que Woody Allen y Diane Keaton lo miraron juntos en la inolvidable Manhattan (1979). Ojo también a las vistas sobre el East River mientras lo cruzas… ¡no te pierdas ni una foto!

Miradores de Nueva York

Top of the Rock
Top of the Rock

Ya hemos hablado de las asombrosas vistas desde lo alto del Empire State Building, que además de ser pasmosas… son todo un viaje en el tiempo a la era dorada de los rascacielos neoyorquinos, pero hay muchos más miradores en la ciudad de Nueva York.

Si lo tuyo son las alturas, anota también, por ejemplo, el Top of the Rock, que es el nombre que recibe el mirador en lo alto del edificio General Electric del Rockefeller Center: parada obligada, porque desde allí se disfruta de las mejores vistas sobre Central Park y del Empire State Building.

Aunque no es un mirador como tal, muchos viajeros recomiendan subir a bordo del Ferry de Staten Island, que proporciona unas vistas increíbles del skyline de Nueva York, y de la Estatua de la Libertad.

Edge
Edge

Por último, si buscas el más “in” de los miradores neoyorquinos, no te pierdas el Edge, que fue inaugurado a comienzos del año 2020. No te creerás la terraza suspendida de este mirador que parece salir del edificio 30 Hudson Yards, a 345 metros de altura, y que con su suelo de cristal te dará la sensación de estar caminando en el aire. Tiene otra ventaja: una parte acristalada ideal como mirador para días muy fríos o de mala climatología.

Grand Central Terminal

Y seguimos con el cine, porque no son pocas las películas ambientadas en esta estación de trenes que es todo un monumento: la Grand Central Terminal. ¿Nos creerías si te dijéramos que tiene 44 andenes? En esto es la más grande del mundo, organizados en dos niveles subterráneos. Pero la Grand Central Terminal es mucho más para los neoyorquinos: todo un núcleo de compras, con restaurantes, bares, tiendas y hasta una agenda propia de eventos culturales. Por no hablar de un punto de encuentro… pero en el sentido literal, porque su famoso reloj del quiosco de información es el sitio donde los amigos quedan para encontrarse fácilmente.

Grand Central Terminal
Grand Central Terminal

Lo más llamativo de su arquitectura, que desprende un áurea catedralicio, lo encontrarás… ¡en el techo!, en su bóveda de ladrillos pintada en pan de oro con las 12 constelaciones del Zodíaco y unas 2.500 estrellas, de las cuáles, algunas están iluminadas de forma artificial generando un precioso efecto firmamento. No te pierdas otro de los rincones de la estación: la llamada Galería de los Susurros. Es un espacio con techo elíptico que permite escuchar a otra persona desde el extremo contrario (algo parecido sucedía en la Ciudad de las Artes y las Ciencias en Valencia, ¿recuerdas?).

Recorrer la Quinta Avenida

Todos nos la imaginamos con Audrey Hepburn paseando por sus aceras, ¡culpa de otra película eterna, Desayuno con diamantes (1961)! Y aunque su elegante personaje ya no pasee por allí, merece la pena recorrer la Quinta Avenida, o por lo menos el fragmento entre las calles 49 y 60 que es la parte más famosa de la ciudad.

Quinta Avenida
Quinta Avenida

Entre los atractivos de esta calle larguísima que conecta incluso con el Empire State Building, se encuentra la célebre Catedral de San Patricio o el Rockefeller Center, además de acercarte a la Milla de los Museos en donde encontrarás el MET o el Guggenheim. ¡AH! Y… claro, la tienda de Tiffany’s, donde Audrey Hepburn aspiraba a hacer sus compras de joyería. Sean joyas de las que brillan, o joyas de las modernas, como las que encontrarás en la vanguardista Apple Store, la calle tiene una opción para cada visitante.

Museos de Nueva York

Con más de 50 museos, Nueva York es un paraíso para los amantes del arte de todas las épocas de la historia. No en vano, en Nueva York encontrarás algunos de los museos más famosos y deseados, como el MOMA (Museum of Modern Art), la colección de arte moderno y contemporáneo más grande del mundo. En su interior encontrarás obras de Picasso, Dalí, Cezanne, Van Gogh, Matisse, Miró, Mondrian, Pollock, Duchamp y, por supuesto, Andy Warhol.

Brooklyn Museum
Brooklyn Museum

En el MET encontrarás arte de culturas clásicas, aunque también obras de otros grandes artistas como Rembrandt, Monet, Cezanne… En el Museo Whitney de Arte Contemporáneo encontrarás una espléndida colección de arte estadounidense del siglo XX, como Edward Hopper, De Kooning, Demuth o, de nuevo, Warhol. Y si lo tuyo son las bellas artes y las antigüedades, apunta el Brooklyn Museum, donde encontrarás colecciones de arte egipcio, africano, japonés, y otras obras de vanguardia, de artistas como Rothko o Hopper.

Te interesará: Canciones que suenan a Nueva York

¡Y… no te pierdas nuestra guía de viajes de Nueva York!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioComentar entrada