Las mejores alternativas a la playa


Si no te ha dado tiempo a planear una pequeña escapada a la playa, o si ya has vuelto de tus vacaciones y quieres seguir saliendo a bañarte con la familia, amigos o con tu pareja, toma nota. Te traemos una lista fantástica de parajes idílicos en España donde podrás darte unos cuantos chapuzones en pantanos y piscinas naturales… ¡y todo sin tener que ir hasta la costa! Por eso, una visita a cualquiera de estos sitios es un plan fantástico para un fin de semana. No va a hacer falta que te des una paliza en coche. ¡A la mayoría de los sitios se puede llegar en unas dos horas desde las grandes ciudades! Así que, ¿a qué esperas para preparar una escapada con tus amigos?

Pantano de San Juan

Pantano de San Juan

Madrid y sus “playas”

Aunque cuando llega el calor más o menos todos echamos de menos no vivir cerca de la playa, los que por fama lo echan más de menos son los madrileños. Y es que, ya lo decía aquella canción de The Refrescos “Aquí no hay playa”, canción que, casi 30 años después de su lanzamiento, habría que corregir. Queridos lectores, Madrid ya tiene playa. ¡Y con Bandera Azul! Esta está en el Pantano de San Juan y la han llamado Playa Virgen de la Nueva. El pantano está dividido en varias zonas, por lo que no te olvides de visitar tampoco la zona de la Lancha del Yelmo. Además de poder pasar un día muy agradable tomando el sol en la arena de esta “playa”, infórmate de las actividades que se pueden hacer. Hay muchas empresas que ofertan servicios de multiaventura para toda la familia. ¿Te atreves a montar en piragua? ¿O prefieres lanzarte por una tirolina? ¿Qué tal se te da escalar? Sí, cualquiera de estas actividades las tendrías disponibles en el pantano.

Aunque no tiene tanto aspecto de playa, y el agua está muy muy fría, la playa del Alberche es otro de los lugares más visitados por cientos de personas cada día. Además, en el Alberche está permitido el baño de mascotas. ¡Tu peludo amigo no tendrá que quedarse solito en casa! Sin embargo, aprovecha las partes menos concurridas del río para que él pueda bañarse. Recuerda que la clave para pasarlo bien es el respeto a los demás bañistas, y puede haber gente a la que no le guste que un can se sacuda a su lado. ¡Son cosas que pasan! Te advertimos: el Alberche es un río que tiene una corriente, normalmente, muy fuerte, por lo que ten cuidado si vas con niños pequeños. Puede que la mejor idea sea jugar con ellos en la orilla o hacer castillos. ¡Tienes mil posibilidades!

Madrid también destaca por sus piscinas naturales, como las de Rascafría y las de Cercedilla. Las de Rascafría, más conocidas como Las Presillas, se encuentran en el Valle de El Paular, donde se ha creado una zona recreativa con amplias praderas verdes y una zona de baño dividida en tres piscinas que se nutren del río Lozoya. Además, desde esta zona se tienen unas espectaculares vistas del pico de Peñalara. Aunque la entrada a personas es gratuita a las piscinas, si se cobra por la entrada de vehículos. Las piscinas de Cercedilla están dentro del parque recreativo de Las Berceas. Con más de 30 hectáreas de extensión, tienes a tu disposición merenderos, vestuarios, duchas, aseos… y lo que más les gusta a todos los bañistas: dos grandes piscinas rodeadas de pinos silvestres, además de un parque de aventura en los árboles que harán que mayores y pequeños pasen un rato estupendo.

Puede que en esta lista eches de menos la famosa Charca Verde, en la Pedriza, y la antigua playa de La Pavera, en Aranjuez, pero es que ya no está permitido el baño en estas dos zonas. ¡Toda una pena!

Huesca y Teruel, dos paraísos de interior

 El parrizal

El parrizal

Si Madrid te ha sorprendido con estos inesperados parajes, Huesca y Teruel también lo van a hacer. Por mantener un orden, empecemos por el norte de Aragón, es decir, por la provincia de Huesca.

En el pantano de Búbal encontramos una gran alternativa a las tradicionales, y en muchas ocasiones, abarrotadas piscinas. Ubicado en el valle de Tena, el pantano tiene una extensión de unos cinco kilómetros, donde podremos bañarnos y poner en práctica diferentes deportes acuáticos. También es una muy buena zona para realizar senderismo y disfrutar de un día en el campo. Pero, si lo que te va es la adrenalina, ¡atrévete a subirte en la tirolina que hay sobre el pantano! ¿Sabías que es la tirolina más larga de Europa? Sin duda, el Pantano de Búbal se presenta como una fantástica alternativa a pasar el día en la ciudad, huir del calor y disfrutar del agua, de la montaña y del aire fresco que se puede respirar en la zona.

Nuestra siguiente parada es el pantano de Lanuza que comparte ubicación con el de Búbal. Con la construcción el embalse, allá por los años 70, el pueblo se fue quedando sin habitantes poco a poco… hasta ahora. La creciente pasión por la vida rural y por la vida saludable están haciendo que muchas personas se muden hasta estas zonas. Así, se están recuperando las casas y abriendo negocios. ¡Hasta se ha abierto un hotel! ¿Te imaginas levantarte de la cama y estar en este precioso paraje natural? Puedes combinar el baño con rutas de senderismo por la zona. La recomendada es de unos 6,5 kilómetros contando, eso sí, tanto la ida como la vuelta. ¿Lo malo? Que esta ruta no es apta para sillas de ruedas ni carritos de bebés.

Así que, ya sabes, puedes aprovechar tu visita a Huesca y hacer estas dos fantásticas paradas durante tu viaje.

En Teruel nos encontramos con tres destinos en los que hay que bañarse sí o sí alguna vez en la vida. El embalse de Valbona es uno de los que mejor habilitados y preparados está para pasar un día tranquilo en familia. Se puede acceder perfectamente en coche y con vehículos (hay una zona determinada para aparcarlos), hay zonas habilitadas con mesas para disfrutar de un picnic a la sombra de los árboles que conforman el valle e incluso una zona de arena donde instalarnos como si estuviéramos en la playa… ¡y sin salir de Teruel! También hay un parque infantil y una zona de juegos donde podrás encontrar porterías de fútbol.

Anclada entre montañas están las pozas de El Parrizal. Uno de los lugares más bellos de la comarca del Matarraña. Su río deja a su paso unas piscinas naturales increíbles, de agua cristalina, dignas de cualquier playa. Si buscas bien, podrás encontrarte alguna cascada escondida entre paredes de roca caliza. Sin duda, un lugar estupendo donde disfrutar de la tranquilidad y de un baño refrescante en la mejor compañía.

Nuestra última parada en Teruel será en las pozas de La Pesquera. Un lugar fantástico para hacer senderismo y tener la excusa perfecta para darse un bañito después de la caminata. Estamos seguros de que jamás podrás olvidar el agua color turquesa de las pozas.

En la capital aragonesa también podrás encontrar unos cuantos parajes naturales en los que disfrutar. Por ejemplo, el pantano de Yesa o el embalse de Mequinenza. ¡Planifica tu visita para no perder la oportunidad de bañarte en estos preciosos lugares!

 

La playa extremeña

Otra comunidad donde las altas temperaturas hacen mella es Extremadura donde hay otra Bandera Azul. Esta está en Badajoz, en la Playa de Orellana, en el municipio de Orellana la Vieja. Esta increíble playa está a las orillas del embalse y, junto con las Lagunas de la Albuera, son las únicas zonas húmedas de Extremadura presentes en la lista de humedales de importancia internacional. En esta lista también se encuentran otros parajes muy reconocidos como Las Tablas de Daimiel, Doñana o el Delta del Ebro.

Siguiendo con esta preciosa playa de Badajoz, tiene Bandera Azul desde hace ya 8 años, calificación que ha mantenido año tras año. De la Playa de Orellana destaca, sobre todo, la calidad de sus aguas y la limpieza e instalaciones del paraje. Si este verano estás por Badajoz, ¡ir a la playa puede ser un fantástico plan! Lo único: no te olvides de las chanclas. La playa es hormigonada, carece de arena, y el suelo puede quemar en las horas centrales del día.

 El Caletón

El Caletón

En Cáceres nos encontramos con la reserva natural Garganta de los Infiernos, donde la zona más visitada es la de Los Pilones. Esta reserva se encuentra en pleno Valle del Jerte, un increíble paraje pensado para hacer rutas, escaladas y senderismo.

Últimamente se están abriendo complejos vacacionales respetuosos con el medio ambiente, por lo que puedes aprovechar a alquilar una casita rural en la zona y disfrutar de unos cuantos días inmerso en plena naturaleza.

Además de tener disponibles estas actividades multiaventura, también puedes darte un baño. En esta zona hay multitud de saltos y cascadas y, debido al paso del tiempo y a la erosión, se han ido formando grandes pozas. Una de estas es la de Los Pilones, que ya hemos mencionado anteriormente, y que año tras año se convierte en la favorita de los turistas.

 Cerca de la costa

Si estás pasando las vacaciones en la playa, pero estás un poco cansado de que esté tan llena, y de tener que madrugar para coger sitio, te traemos más opciones. ¿Estás en las islas Canarias de vacaciones? En Santa Cruz podrás encontrar El Caletón en la costa norte de la isla. Junto al castillo de San Miguel, este enclave de pura lava, combina de una forma histórica y muy bella los entrantes de mar abierto con las tranquilas aguas. Además, desde este lugar tendrás una estupenda vista del resto de la costa norteña. Si te parece que el agua está muy fría, cosa que entenderíamos porque son aguas mediterráneas, hay una piscina pública anexa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioComentar entrada