Niza, la evocación modernista del auténtico lujo

Niza

Da la sensación en Niza de que la ciudad cedió muy gustosamente los brillos más intensos a sus vecinas Cannes o Saint Tropez, quedándose para sí la contenida elegancia de los enclaves más auténticos. Sea por eso quizás que no suele salir su nombre, al menos no el primero, en la lista de los lugares más deseados de la Costa Azul, aunque suele, sin embargo, sorprender al visitante, que a menudo se queda con ganas de pasar en la ciudad un poco más tiempo del que había planeado. No son pocos los que se detienen en la ciudad como mera estación de paso hacia otras localidades más vacacionales, y se dejan sorprender por una ciudad llena de atractivos, bien configurada por un estilo fino y refinado que nunca cedió a la estridencia de una pose.

Ruta por el casco antiguo

Sin embargo, la mejor manera de ir desplegando sus tesoros es empezar por sus recovecos más vetustos, de modo que os proponemos descubrir la ciudad por su casco histórico. Si te fijas en sus fachadas, descubrirás que todas están pintadas en colores anaranjados, rojos o amarillentos, y no por casualidad, pues es una de las señas de identidad de este núcleo histórico que ha querido cuidar este detalle tan propio. Una de sus calles más atractivas es la Rue Saint-François de Paule, una bonita calle perfecta para caminar que nos va llevando a visitar preciosas pastelerías, perfumerías y otras tiendas increíbles, que nos trasladan el encanto de otro tiempo. Algo parecido nos sucederá también al topar a nuestro paso, nada menos, que con la Ópera de Niza, un edificio de 1885 famoso por su columnata rosa, y que otrora convocaba algunos de los acontecimientos culturales más importantes de la ciudad.

Mercado de las Flores

Mercado de las Flores

No te pierdas otros atractivos del casco viejo, entre los que se encuentra, sin duda, el llamado “Mercado de las flores”. De hecho, es uno de los más reconocidos de toda la Costa Azul por sus impresionantes puestos de flores, frutas, verduras, jabones… un auténtico festín para los sentidos en donde encontrarás toda clase de productos de la zona. Y por cierto, en la misma plaza encontrarás la impresionante fachada del Palace de la Prefecture, sin duda otro de los atractivos de este afortunado lugar de Niza.

Callejeando por la zona más antigua de la ciudad irás encontrando otros puntos de interés, como la famosa casa en la que el pintor Matisse vivió durante varios años y cuya fachada no solo preside la Plaza Charles-Felix, sino que se ha convertido en una de las estampas más famosas de la Vielle Ville.

O como la Catedral Basílica de Santa María y Santa Reparata, un edificio de estilo barroco, sencillo y luminoso, situado en una de las plazas más animadas de la parte vieja de Niza: la Plaza Rossetti, donde además encontrarás la heladería más famosa de la ciudad. También te recomendamos que visites el Palacio de Lascaris y su mejor estilo barroco, que data del siglo XVII y que perteneció en tiempos a la nobleza nicense. Como ves, rincones y lugares para organizar todo un recorrido por el centro de Niza.

 

La Plaza Massena

Plaza Massena

Plaza Massena

Pasa a menudo que cuesta entusiasmar a quien se le cuenta sobre esta que, sin embargo, se considera una de las plazas más bonitas de Francia, como si el relato de sus tesoros no alcanzara a cifrar lo que hace de ella uno de los lugares más atractivos de la ciudad. Sin embargo, lo es, ¡y de qué manera! La Plaza Massena se encuentra en un emplazamiento encrucijado, de suelo ajedrezado, desde donde se accede a muy diversas áreas de la ciudad. Por un lado, es un lugar perfecto desde donde comenzar la visita al casco histórico, buscando el acceso a la citada Rue Saint-François de Paule.

Sin embargo, también conecta con la amplia Avenue Jean Médecin, una de las mejores zonas para ir de compras (de hecho en su esquina con la plaza se encuentran las Galerías Lafayette). Suma, además, la fuente principal en donde encontrarás una gran estatua del dios Apolo, el acceso a los jardines de Alberto I que nos llevarán directos al paseo marítimo, y, elevados sobre varios metros de altura a lo largo de la plaza, incluso una gran obra de arte: los bustos que conforman la obra “Conversación en Niza” del artista Jaume Plensa, que por la noche se iluminan dotando al conjunto de un aire de lo más animado y muy contemporáneo. Por último, y como imprimiendo al ritmo de la plaza un toque de estilo futurista, el propio paso del famoso tranvía.

El paseo marítimo

Niza

Niza

Sin embargo, pocas estampas nos devuelven una imagen tan emblemática de la Costa Azul como el paseo marítimo de Niza, llamado “Paseo de los ingleses”. El encadenado de sus fachadas es todo un espectáculo trufado de construcciones de época, edificios modernistas, impresionantes hoteles, etc. Uno de los más famosos no ya de Niza sino de toda la Costa Azul es el hotel Negresco, cuyo diseño no te pasará inadvertido. Se construyó en 1912 y viene alojando, desde entonces, a las altas personalidades y celebridades que visitan la ciudad.

El Paseo de los Ingleses es uno de los lugares más animados de la ciudad. Con el buen tiempo, la pista más próxima a la playa se llena de patinadores, bicicletas, corredores, paseantes, todos disfrutando de las preciosas vistas sobre la orilla del mar, así como de otro de los elementos icónicos de la ciudad: las sillas azules. Hoy sirven para descansar y disfrutar del ambiente, pero a comienzos del siglo XX eran el sitio oficial del cotilleo, donde muchos nicenses se sentaban, con su moda de época, a ver pasar y curiosear a las personalidades del cuché, como recogiera el cineasta Jean Vigo en su cortometraje: “A propósito de Niza” (1930).

¡Más Niza!

¿Aún tienes tiempo para disfrutar de más en Niza? Te lanzamos algunas ideas, aunque solo sea para convencerte de que alargues tu estancia un poco más de lo previsto: En el extremo de la playa, bajo la ladera de la Colina del Castillo, encontrarás un mirador espectacular en el que muchos se reúnen al final del día para disfrutar de las luces de la playa o de la puesta de sol. Si tienes tiempo, no dejes de acercarte al ascensor que encontrarás al final de la playa para subir a la propia colina del Castillo, donde disfrutarás de unas vistas increíbles sobre el paseo marítimo, el casco histórico y, por el otro lado, incluso al puerto de Niza. ¿Eres un amante del arte? Apunta un par de sitios: el Museo de Arte Contemporáneo (MAMAC), donde encontrarás obras de “nuevo realismo” y “pop art”, o el Museo Matisse, sobre la colina de Cimiez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioComentar entrada