Por qué Nueva York se llama Nueva York y no “el sitio donde hay madera para hacer arcos”

Y es que mucho antes de que Nueva York se arrogara de facto el estatus de capital cosmopolita por excelencia, que reescribiera para siempre la estética de la mafia, que albergara Wall Street como centro financiero del mundo, que creciera hacia arriba a base de rascacielos, y mucho antes de que Liza Minnelli le cantara “su” canción en 1977 a las órdenes de Martin Scorsese, Nueva York era un campo virgen “en manos” de un grupo de nativos americanos; en concreto, un conjunto de pueblos llamados Lenape que, como imaginarás, no tuvieron mucha suerte.

Esta es la historia de cómo estos indios Lenape le dieron nombre a la isla de Manhattan pero la perdieron para siempre.

Los indios Lenape, los primeros moradores

Ellos, los indios Lenape, fueron los primeros moradores (conocidos) de esta zona que, siglos después, terminaría convirtiéndose nada menos que en el “centro del mundo cosmopolita”. Se habían asentado allí formando varios pueblos, organizados en clanes, y se dedicaban a la caza y a la agricultura. ¿Quieres saber qué aspecto tenían?

Set de los indios Lenape, con sus ropas y pertenencias, en el Museo Paterson (Nueva Jersey)
Set de los indios Lenape, con sus ropas y pertenencias, en el Museo Paterson (Nueva Jersey)

Fíjate en el detalle del arco del indio a la izquierda de la foto. ¿Por qué? Porque la primera trasposición fonética de la palabra con la que los indios Lenape denominaban a las tierras que terminarían siendo Nueva York fue: “Manna-hata”, y que se especula que, para los indios, venía a significar algo parecido a: “el lugar donde obtenemos madera para hacer arcos”. ¡Y de ahí el origen del nombre de “Mannhatan”! O sea que, más que “estar en manos de los indios Lenape”, lo que sucedía con aquellas tierras es que eran algo así como un buen repositorio de madera a la que había que ir… de vez en cuando.

Los precedentes holandeses de Nueva York

En 1609, la Compañía Holandesa de las Indias Orientales, envía al inglés Henry Hudson en expedición por el Paso del Noroeste y encuentra la isla que hoy llamamos “Manhattan”, y un río, al que da su nombre: el río Hudson. Así entra en contacto con los indios Lenape.

«Hudson compra las tierras a los indios Lenape por apenas 60 florines, unos 25 dólares, que además no paga en dinero sino con la entrega de otros objetos y enseres valorados«

Al cambio de hoy, los 60 florines valdrían unos 1.000 dólares, una cantidad irrisoria para adquirir las 9.000 hectáreas de terreno con las que se estaban quedando los holandeses, aunque quizás habría que determinar, en primer lugar, si los indios estaban entendiendo realmente en qué consistía eso de “vender unas tierras” que simplemente “estaban ahí”, ¿pensarían, quizás, que estaban engañando a los holandeses?

Vista aérea de Manhattan
Vista aérea de Manhattan

¿Sabías que…

  • El nombre original con el que se estableció el primer puesto comercial se llamó “New Amsterdam”, en homenaje a su metrópolis. Corría el año 1625.
  • Se dice que el nombre de la calle Wall Street viene de que allí fue donde los holandeses construyeron un muro para aislar New Amsterdam de la presencia de los indios.
  • El nombre de Brooklyn proviene de “Breuckelen”, nombre de una ciudad holandesa cerca de Utrecht; y Harlem proviene de la holandesa Harleem.
Puente de Manhattan
Puente de Manhattan

La etapa inglesa

Sin embargo, el destino de aquellas tierras que otrora habían procurado buenos arcos Lenape tampoco iba a ser del todo holandés, por más que hayan quedado abundantes huellas de su paso, pues en 1664, los ingleses hicieron llegar a New Amsterdam cuatro buques de guerra con toda la intención de hacerse con su posesión. Y lo consiguieron, de hecho sin derramamiento de sangre, pues el general holandés responsable de New Amsterdam, Peter Stuyvesant se rindió y entregó las tierras a los ingleses.

Y ya solo nos falta revelar un giro histórico adicional para encontrarnos con el origen del nombre de Nueva York. Y no fue otro que, una vez en manos inglesas, el rey Carlos II de Inglaterra otorgó las tierras a su hermano, James Stuart, que a la postre era Duque de York, y para quien aquellas tierras serían una “nueva” York. “New York” recibía su denominación a partir de la histórica ciudad de York, situada al norte de Inglaterra y base del Ducado de York, y perdía toda posibilidad de volver a ser el sitio de donde nadie obtuviera jamás buena madera para hacer arcos.

Encuentra tu vuelo más hotel a Nueva York y descubre los secretos de la gran manzana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioComentar entrada