Salsas de toma pan y moja: una vuelta al mundo en 6 salsas

Salsas del mundo

La gastronomía es uno de los principales motivos para elegir un destino: esta tendencia, cada día más al alza, marca en el mapa aquellos países con un acervo culinario de fama mundial. ¿Quién no ha oído hablar de la cocina japonesa, la mexicana o la francesa? Nosotros te proponemos dar la vuelta al mundo a través de las salsas, ese complemento que redondea el plato. La salsa da vida a un estofado, alegra una ensalada y mejora un arroz o una pasta. ¿Tu estómago ya ruge en busca de nuevas sensaciones? ¡Pues emprende este delicioso viaje con nosotros!

Mostaza de Dijon, Francia

Mostaza de Dijon, Francia

1.- Mostaza de Dijon, Francia

La gastronomía francesa ha reinado en recetarios y restaurantes de renombre durante siglos. Y su legado perdura: no solo sus barrocas elaboraciones sino, sobre todo, su extraordinaria materia prima. La mostaza negra es la base de la mostaza de Dijon, de aroma intenso y sabor característico.

Mezclada con mayonesa se usa como aliño de ensaladas y encaja de maravilla con platos de carne, sobre todo de ave. Eso sí, entre plato y plato no olvides visitar la ciudad de Dijon, uno de los centros neurálgicos de la cultura francesa. Situada en el corazón de la Borgoña, atesora importantes obras de arte en sus museos y concentra destacadas construcciones de diversos estilos, como las iglesias de Saint Phillibert, Notre-Dame y Saint-Michel. Sus parques son otra de sus atracciones: están considerados como los más cuidados de Francia.

2.- Ketchup, Estados Unidos

Ketchup, Estados Unidos

Ketchup, Estados Unidos

Esta popular salsa que suele acompañar hamburguesas y perritos calientes tiene su origen en China: el ketsaip era una salsa especiada para pescados. Los británicos llevaron la salsa a Estados Unidos, donde Henry J Heinz modificó la receta original en 1876 para obtener el kétchup que conocemos hoy.

Si quieres conocer la fábrica original de Heinz tendrás que desplazarte hasta Freemont, Ohio. Se organizan tours para conocer la fábrica, pero este estado ofrece gran cantidad de actividades de lo más diversas.

Cleveland y Cincinnati son ciudades vibrantes, su oferta de ocio y gastronomía te sorprenderá; las cataratas de Corkscrew, en Hocking Hills, o el Faro de Marble State Park, en el lago Erie, son dos estampas inolvidables; la playa de Mentor Headsland es un paisaje de lo más singular, donde podrás practicar senderismo y hacer las fotografías más espectaculares de tu viaje.

Mole, México

Mole, México

3.- Mole, México

Nuestra próxima parada está al Sur de la frontera: México y su extraordinaria gastronomía nos esperan. El mole es en realidad una multitud de salsas que se elaboran con una mezcla de especias y chile. Hay mole verde, mole rojo y mole poblano -acompañando platos de pollo-, entre los más conocidos. Pero cada región tiene su manera de elaborar el mole, añadiendo sus particulares ingredientes. Nuestra recomendación es el mole negro, de Oaxaca, que incluye un producto autóctono que te dejará con la boca abierta: ¡chocolate! Su sabor contrasta magistralmente con el picante: atrévete a probarlo en fajitas o en un guiso. Si te convence, puedes comprarlo para llevar en La Soledad, en el centro histórico de Oaxaca. Y de paso, recorre la ciudad, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Desde la zona arqueológica Monte Albán, una importante ciudad zapoteca, hasta su casco antiguo, con construcciones de referencia -entre las más antiguas de América- como su catedral, la basílica de La Soledad o la iglesia de San Agustín. Déjate llevar por el legado histórico de Oaxaca, sus tradiciones y sus festividades. ¡Te harán volver por más!

 

4.- Sriracha, Tailandia

Sriracha, Tailandia

Sriracha, Tailandia

Seguimos en Asia, pero esta vez hacemos escala en Tailandia. Su salsa Sriracha, especialmente picante, ha sido una de las tendencias los últimos años en la cocina fusión: puedes encontrarla en multitud de platos en los locales más foodies de Europa. Apta solo para los más atrevidos, tienes que ir a la playa de Si Racha, en la región de Chonburi, para conocer su origen.

En el corazón del golfo de Tailandia y solo a una hora de la capital, esta ciudad portuaria ha crecido exponencialmente en los últimos años. Sus playas no son las mejores, pero fueron sus mercados callejeros, frente a mar, los que gestaron esta peculiar salsa. Pruébala con marisco o pescado, recién traído de las barcazas de los pescadores. Y desde ahí, coge un barco a Ko Si Chang, una encantadora isla de pescadores. ¡Y disfruta de la esencia de Tailandia y su picante!

 

Salsa Worcestershire, Reino Unido

Salsa Worcestershire, Reino Unido

5.- Salsa Worcestershire, Reino Unido

Ya de regreso a Europa, cerramos nuestra vuelta al mundo en el Reino Unido. Y aunque hay muchos que crean que su gastronomía no aporta mucho, se equivocan.

No sólo su cocina más tradicional (Shepherd’s pie, Bangers and mash) sino la cantidad de influencias de sus comunidades (india, jamaicana, nigeriana, china) están llevando a los chefs británicos a la vanguardia. Pero centrémonos en esta salsa de anchoa fermentada, su presencia en el mundo es infinita: se usa en América Latina en salsas, cócteles y asados, en Filipinas para marinar el cerdo o en Hong-Kong para dar sabor a la carne. Y si nos interesamos sobre su origen, la leyenda cuenta que unos boticarios dejaron olvidados unos barriles de salsa india en un sótano, fermentando y creando esta salsa llena de matices.

A mediados del siglo XIX, la salsa ya era un hit en Estados Unidos y llegaban cargamentos a Nueva York para que los foodies de la época la degustaran. No obstante Lea & Perrins (sus fabricantes) hablan de una “receta tradicional de la tierra”. Así que una vez en Worcester, no te pierdas su Fábrica de Porcelana y su museo o su catedral. A pocos kilómetros encontrarás la Torre de Broadway, preciosa construcción gótica que usaban como refugio los Prerrafaelitas, donde podrás hacerte las fotos más virales. Y si es primavera, recorre el Valle de Evensham, lleno de diferentes especies de flores que te ofrecerán las panorámicas más hermosas del viaje.

6.- Teriyaki, Japón

Cruzamos el Pacífico para poner los pies en Japón. Pero dejemos el sushi aparte: vamos a centrarnos en sus pescados y carnes y en su famoso Teriyaki. El término yaki hace referencia a la manera de cocinar, es decir, asado. Y teri señala el brillo que la salsa da a los platos.  Se pueden marinar previamente al asado, pintar o incluso hacer a la barbacoa. Y el secreto de esta salsa es el mirin, un condimento fundamental en la cocina nipona.

Es parecido al sake, pues es un destilado de arroz pero con menos graduación. Una de las principales regiones productoras es Kansai, donde se encuentra unas de las ciudades más bellas y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, Kyoto. Recorre sus monumentales santuarios y templos, Kamigamo, To-ji, Shimogamo, Kiyomizu-dera, Saiho-ji, Tenryu-ji o Kinkaku-yi, pasea por sus preciosos parques, en permanente conexión con la naturaleza, y prueba en sus tabernas las especialidades de la región. Y si tienes la oportunidad, escápate a Nara, también Patrimonio de la Humanidad: sus 8 templos y su parque natural son un must de tu visita a Japón.

 

Ya estamos de vuelta y esperamos que este viaje haya sido un deleite para los paladares. Si te has quedado con hambre o quieres repetir, ya sabes: en Viajes El Corte Inglés estamos a tu disposición para organizar esa aventura foodie que estás esperando. ¡Buen viaje y buen provecho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioComentar entrada