Sueños de una noche Siciliana

 

Sicilia, tierra mágica nacida del fuego y bañada por tres mares, el Jónico, el Tirreno y el Mediterráneo, es una isla que incita al viajero a descubrirla, como hicieron en el pasado las antiguas civilizaciones griegas y romanas.

Un destino completo para el viajero, que nos da la oportunidad de perdernos en sus maravillosos pueblos costeros, ascender al volcán Etna y como no, visitar sus restos arqueológicos, repartidos por toda la isla.

La isla más grande del Mediterráneo está unida a la península itálica a través del Estrecho de Messina, escenario de tantas batallas en la historia.

Para visitar esta impresionante isla, y poder llegar a todos los rincones, la mejor opción es alquilar un coche.

La duración de estancia recomendable para poder ver las ciudades y espacios más importantes es entre 10 y 15 días, y la época del año, por temperatura seria en primavera o en otoño.

Vamos a indicar los lugares que no nos podemos perder:

 

Catania

Postre de cassata siciliana

La segunda capital de Sicilia y las más grande después de Palermo, es Patrimonio Histórico de la Humanidad.

Situada a los pies del Etna, su origen griego se remonta al año 730 a.C. El símbolo de la ciudad es el elefante, que vigilia sin tregua en lo alto de un obelisco su plaza principal.

La vida de Catania ha estado siempre marcada por el latir del volcán. La ciudad fue destruida totalmente en 1963 y reconstruida en su totalidad en el estilo arquitectónico Barroco que identifica a esta ciudad siciliana.

De visita obligada en esta histórica ciudad, legado grecorromano, son su Anfiteatro, el Foro y las Cuatro Termas. En su vía principal, Vía Etna, podemos respirar la auténtica vida siciliana llena de restaurantes, tiendas y heladerías donde poder degustar un plato de pasta alla norma, con berenjena y ricotta, y dedicado al hijo predilecto de la ciudad, Bellini, autor de la ópera «Norma».

Visitar su Piazza del Duomo con su símbolo, la Fuente del Elefante y perderse por los Mercados de la Fiera y la Pescheria.

Y como no, saborear los dulces típicos de la isla que, por su influencia árabe, tienen como base la almendra. La cassata, con base de mazapán, es el postre típico de Sicilia. Se sirve muy frío, lo que nos permite refrescarnos después de nuestra visita. La podemos encontrar en cualquiera de las numerosas pastelerías repartidas por la isla. Pero también podemos degustar dulces tan cinematográficos como los cannoli (aparecen en la trilogía de «El Padrino»), a base de queso ricotta.

 

Volcán Etna

Volcán Etna

Uno de los volcanes más activos del mundo, símbolo de la mitología Griega y el corazón de esta impresionante isla.

Situado entre las ciudades de Messina y Catania, es uno de los volcanes con mayor altura de la placa euroasiática con sus 3.322 m.

Se puede llegar en coche hasta el Refugio Sapienza del Club Alpino, donde poder realizar fotos en sus rocas volcánicas y sentir el calor que emana del suelo; o bien coger el funicular por un precio de unos 30€ por persona. En esta zona podemos comprar los típicos souvenirs del volcán realizados con roca volcánica.

Pero existen otras formas de poder visitar el volcán. Por ejemplo, se organizan rutas de senderismo, entre los meses de marzo a septiembre, de unas cinco horas de duración. En estas rutas se llega a la cima y se pueden observar los desfiladeros del río Alcántara.También tenemos la opción de realizar una visita más tranquila del Etna, viendo el cráter Silvestre, situado en los pies del volcán, y sin necesidad de subir a la cima. Se realizan visitas guiadas en autobús.

Durante los meses de invierno, el Etna se convierte en una pista de esquí, por lo que los amantes de este deporte pueden disfrutar de la impresionante bajada del volcán sobre sus tablas.

Dentro del atuendo recomendado para realizar la visita del volcán no debemos olvidar unas botas de montaña, ya que se camina bastante y además el suelo emana calor, así como un pañuelo para poder respirar según ascendemos, ya que los gases sulfúricos se intensifican según vamos subiendo por el volcán.

 

Grutas de Alcántara

Grutas de Alcántara

A unos 17 Km de Taormina aparecen estas históricas grutas, ya utilizadas por los griegos y los romanos por los beneficios mineromedicinales de sus aguas.

La grutas son una formación volcánica rocosa erosionada por el río Alcántara que da nombre a las grutas, esculpiendo un cauce de unos 400 metros de largo. Es característico el color negro de sus paredes, debido a su origen volcánico, que proporciona un tapiz de colores únicos combinado con el agua.

Vale la pena realizar la escalada de la subida del río, contracorriente, hasta llegar a una piscina artificial donde poder bañarnos y escuchar el absoluto silencio.

Los baños en estas aguas son utilizadas por muchos sicilianos para mejorar las articulaciones y el sistema inmunológico.

Existe un ascensor que nos introduce en las gargantas o se puede acceder también caminando a través de un sendero .

Para moverse por las gargantas, es recomendable llevar botas y ropa de neopreno, ya que el agua está bastante fría; pero por si nos olvidamos se puede alquilar dentro del parque.

 

Taormina

Teatro de Taormina

Situada en la costa Este de Sicilia, se encuentra entre las ciudades de Catania y Messina.

Sin duda, es una de las joyas de la isla. Situada sobre el Monte Tauro, las vistas hacia la Bahía de Naxos y el volcán Etna de esta ciudad son una de las postales de obligada visita en un viaje a Sicilia.

Toda la ciudad es peatonal, por lo que no podemos utilizar el coche. Podemos dejarlo en un parking público de pago que está situado justo antes de la subida a la misma,  y desde ahí acceder a ella en autobús o andando.

Al llegar nos encontramos una vía principal repleta de tiendas de antigüedades y de lujo, restaurantes y heladerías, que finalmente desemboca en su mayor joya, el Teatro Griego, el cual siguieron utilizando los romanos. Es uno de los mejor conservados de la Antigua Grecia .

Además de poder ser visitado por los turistas, es utilizado en la vida pública diaria de los italianos, siendo sede de numerosos desfiles de moda, como la Pasarela Anual de Versace que incluso emite la televisión pública italiana RAI. También se realizan eventos de música y teatro; y como no, el famoso Festival de Cine de Taormina, creado en 1955.

 

Agrigento

Agrigento

Situado al sur de la isla, su visita es obligada por albergar el conjunto de templos griegos mejor conservados del mundo. El valle de los templos, antigua Akragas, es Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Entre los templos mejor conservados encontramos el Templo de Hera, con una planta rectangular que se eleva en lo alto de la colina y que está protegido por 34 columnas, y los templos de Castor y Polux.  

No podemos dejar de visitar la Necrópolis y el Museo Regional de Arqueología. No muy lejos de éste podemos visitar la Casa Museo del Premio Nobel de Literatura Luigi Pirandello.

En la época de verano recomendamos visitar los templos al atardecer, evitando el calor y siendo testigos del espectáculo del color rojizo de su ocaso.

En la ciudad de Agrigento recorremos su calle principal, Vía Atenea, donde se desarrolla toda su vida. La ciudad vieja tiene una estructura medieval con calles estrechas y escaleras, y en ella podemos visitar el Palacio Celauro, donde vivió Goethe.

En la costa de Agrigento encontramos playas extensas y arenosas con las aguas más turquesas de la isla. Delante de su costa se sitúa el Archipiélago de la Pelagias, formado por tres islas: Lampedusa, Lampione y Linosa, perfectas para una escapada de unos días.

 

Palermo

Palermo

Capital de Sicilia, es un entramado de calles irregulares donde perderse entre el tumultuoso tráfico de motos, puestos de comida, monumentos y palacios.

En ella conviven la vida y la muerte, la muestra la encontramos en las Catacumbas de los Capuccini, situadas en un Convento en Vía Capuccini a las afueras de Palermo. Es un museo único en el mundo en el que encontramos 8.000 momias de personajes públicos y de la iglesia, desde el año 1599, colgados en las paredes y conservados en perfecto estado.

Una visita particular es el Museo Internacional de Marionetas, Patrimonio Inmaterial de la Unesco. Se fundó en 1975 y su origen es siciliano.Tiene una colección de unas 400 marionetas italianas, pero también de otras partes del mundo como India o Japón entre otros países. Las marionetas, que en siciliano se conocen como «pupis«, son muñecos articulados que representan personajes en obras teatralizadas con música. Era una de las principales atracciones del pueblo.

En nuestro recorrido a pie por esta gran ciudad visitaremos la Vía de Vittorio Emanuelle y la Vía Maqueda, las dos principales de la capital siciliana, que convergen en Quattro Candi. También podremos admirar el Palacio de los Normandos y su bellísima Capilla Palatina, la Plaza Bellini y el Antiguo Mercado de la Vucchiria, con numerosos puestos de quesos, carnes, flores..

Si queremos ampliar la visita de los vestigios arqueológicos en nuestro viaje a Sicilia, no podemos dejar de visitar el  Museo Arqueológico de Palermo. Este museo alberga un completo recorrido por las ruinas más importantes encontradas en todas las excavaciones que se han realizado en la isla.

Anímate a conocer una de las islas más bonitas y con más historia del Mediterráneo. Enamórate de su gente y sus costumbres y adéntrate en la historia clásica de la mano de Sicilia.

 

 

¿Has visitado Sicilia?,  ¿Cuál es tu rincón favorito de la isla?  Comparte tu opinión aquí con nosotros:

 

 

2 Comentarios

  1. Hola,

    Madre mia que belleza!!

    Las Grutas de la Alcantara son encantadoras. Os aconsejamos citar también el Duomo de Messina, una verdadera preciosidad 🙂

    Un saludo

    • Hola, Claudio, y muchas gracias por leernos.

      Sicilia tiene tantas maravillas que visitar, que recogerlas todas en un post es misión imposible. Pero nos apuntamos tu sugerencia, y seguro que otros lectores lo tendrán en cuenta.

      Saludos.
      Abel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioComentar entrada