Hoy viajamos por la República Checa preparando sus elegantes Huevos de Pascua

 

Huevos de Pascua

Huevos de Pascua

Regalar el Huevo de Pascua más precioso… al ser más querido, ¡es una de las costumbres de siempre que acompañan a esta técnica tradicional tan propia de la República Checa! No en vano, aunque quién más, quién menos, ha pintado un huevo en su vida, lo de los checos… es otro nivel. La cosa tiene su técnica, lleva su tiempo, pero es una actividad casera con la que podemos disfrutar mucho estos días, sobre todo con los más peques, al tiempo que viajamos a un país fascinante: La República Checa.

Pero… primero, ¡contextualicemos la actividad! La llamada Pascua Florida, se celebra en República Checa entre el Jueves Santo y el Lunes de Pascua, y nos dispone para la llegada de la primavera, una idea que los checos relacionan con el “renacer de la vida”. El día oficial para dedicarnos a pintar nuestros huevos es el Sábado Blanco, el día en que la tradición checa de pintarlos y decorarlos se hace realidad, pero vosotros podéis prepararlos en cualquier momento para disfrutarlo cuando más os convenga.

Piensa que los Huevos de Pascua artesanos más elaborados pueden llevar más de 30 horas de trabajo, dando lugar a auténticas obras de arte. Aunque nosotros no le dediquemos tanto tiempo, hay técnicas con ingredientes naturales (y muy caseros) con los que obtener huevos de lo más sorprendentes y elegantes. ¡Vamos a contarte algunos trucos sencillos para que los Huevos de Pascua luzcan!

Cómo preparar Huevos de Pascua en casa

Huevos de Pascua

Huevos de Pascua

Ingredientes de los Huevos de Pascua para hacer en casa:

Huevos, piel de cebolla, hojitas de hierba u otras hojas bonitas de árboles.Y además: una cacerola, hilo y unas medias viejas que no te sirvan.

¡Empezamos!

  1. Cogemos una cacerola con agua y ponemos dentro la piel de cebolla. Media hora de cocción debería ser suficiente para que la piel de cebolla suelte su colorante.
  2. ¿Tienes los huevos a mano? Los lavamos y les pegamos las hojitas de hierba o árboles cuyo dibujo se traspasará mágicamente a la superficie del huevo. Y a continuación metemos el huevo en la media, ajustando bien por ambos lados (puedes emplear el hilo para anudarlo) de modo que el huevo no se mueva dentro de la malla.
  3. Añadimos un poco de sal al agua en la cacerola (sirve para que los huevos no se rompan al introducirlos en el agua caliente) y ponemos los huevos dentro a cocer a fuego lento entre 10 y 12 minutos.
  4. Retiramos la cacerola del fuego y dejamos que se enfríe del todo.
  5. Cuando los huevos estén fríos, los sacamos del agua, retiramos la media (¡ojo, mucha delicadeza al hacerlo!) y los secamos con cuidado.

¡Y ya están nuestros huevos de pascua!

A partir de aquí, el mundo de la decoración se abre ante nuestros ojos: un truco fácil para que los huevos luzcan más es untarlos con un poquito de aceite o mantequilla.

Huevos de Pascua pintados

Huevos de Pascua pintados

Y ya podemos presumir. Lo de pintar huevos es una cosa… pero añadirles un toque elegante con motivos vegetales, ¡es todo un arte! Disfruta mucho de la técnica, y desde luego no dudes en experimentar tus propias variantes.

¡Disfruta de estos días al estilo checo!

¿Conoces otras formas de decorar huevos de pascua que quieras compartir con nosotros? No te cortes, y cuéntanoslo en los comentarios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioComentar entrada