Irlanda: Cuando el mundo se llenó de verde

Irlanda

El pueblo irlandés, la extensión de su cultura y su protagonismo en la historia de los últimos 200 años tuvo un inicio trágico pero podríamos decir que un final feliz. Pero empezando por el principio, hablemos de las causas. La patata era hacia 1845 la base del sustento para la mayoría de la población irlandesa gracias a su fácil plantación y a sus 3 o 4 cosechas anuales. Sin embargo, hacia ese año, una bacteria hizo que se perdiera prácticamente toda la cosecha y para mayor desgracia se prolongó en los siguientes 5 años. Las consecuencias no se hicieron esperar. En ese lustro, un millón de personas había muerto mientras que otro había emigrado para salvar su vida principalmente hacia Estados Unidos, en donde continúa nuestra historia.

Catedral de San Patricio, Nueva York

Catedral de San Patricio, Nueva York

Hacia 1850, el 26% de los neoyorquinos procedían de Irlanda, es decir, que había más irlandeses en Nueva York que en Dublín. Se calcula que hoy en día, aproximadamente 37 millones de estadounidenses, tienen ascendencia irlandesa. Los números sorprenden si los comparamos con la población actual, que no llega a 5 millones en la República de Irlanda, y 6,6 millones si sumamos a sus vecinos del norte. De hecho, los datos arrojan otras curiosidades al respecto. El censo de población de Irlanda había registrado 8,2 millones de habitantes en 1841, antes de la gran hambruna.

A día de hoy ese registro poblacional no se ha vuelto a alcanzar, algo poco común si lo comparamos con la tendencia mundial a ganar población. Pese a que, por suerte, las tragedias y calamidades por las que han pasado los irlandeses a lo largo de su historia han quedado muy atrás, y pese a la alta calidad de vida de la que disfruta hoy en día el país, éstas han dejado una huella en su carácter que empuja a los más jóvenes a dejar su isla para buscar suerte fuera de sus fronteras como hicieron sus antepasados.

Y es que, los irlandeses, gracias a su talento y trabajo, se hicieron un hueco en la joven y dinámica sociedad americana de mediados del s. XIX. Ya desde mucho antes, Norteamérica siempre les había atraído por su libertad religiosa y la oportunidad de “tierra libre” disponible para trabajar, alejada de los grandes latifundios a manos de empresarios y nobles ingleses que ocupaban su territorio en un régimen casi feudal. El número de emigrantes se incrementó notablemente con la crisis de la “patata”.

Pese a algunos problemas de discriminación que debieron de sufrir cuando su número de llegadas era más alto no tardaron en adaptarse y en dar lo mejor de sí mismos. Poco a poco sus hijos y descendientes fueron ocupando cargos de responsabilidad. Quizás sus dos casos más notables fueron los de los presidentes estadounidenses John F. Kennedy y el posterior Ronald Reagan, ambos con ascendencia irlandesa de la que presumían. No obstante, no han tenido incidencia solo en la política. Grandes actores en una lista interminable que han conseguido el reconocimiento del público llevan sangre irlandesa en sus venas, como Jim Carrey, John Travolta, Mel Gibson, Angelica Huston y su padre, el famoso director John Huston, entre otros.

Calles de Dublín

Calles de Dublín

Toda esta realidad se ha reflejado en el cine desde muchos puntos de vista. Entre las más célebres podríamos destacar algunas como Brooklyn (John Crowley, 2016), In America (Jim Sheridan, 2003), Gangs of New York (Martin Scorsese, 2003) o The Quiet Man (John Ford, 1952), algunas de ellas rodadas en la propia Irlanda.

Por tanto, si estás pensando en visitar Irlanda, no dejes de ver alguna de estas películas para ayudarte a valorar la historia del país y cómo se ha forjado el carácter de sus gentes. Irlanda te ofrece unos paisajes que seducen y atraen al público habiendo sido escenario de numerosas películas como La princesa prometida o series de tv como Juego de Tronos. No pases un día más sin conocer el país donde el verde alcanza un nuevo significado.

 

 

19 Comentarios

    • Hola Jonchi. Celebro que te haya gustado y que te haya hecho pasar un rato agradable . Con esa intención escribimos. Un saludo. Adrián.

  1. Buen artículo haciendo un paseo histórico-cultural y social de un país, muy bien argumentado. Irlanda es un lugar que aunque conozco su capital, le tengo en lista para visitarlo.
    Gracias por hacerme soñar

    • Hola Mila. Muy contento de leer tu comentario. Confio en que cuando todo esto pase puedas «darte una vuelta» por Irlanda. Un saludo, Adrián

    • Hola Cristina. Gracias tu comentario. Irlanda es sin duda un lugar de grandes paisajes por ello el cine esta muy presente. Espero que lo puedas visitar pronto.

    • Gracias Alicia por compartir con nosotros tu buena experiencia de tu visita a Irlanda. Ójala podamos todos volver a viajar.
      Adrián.

    • Hola Nacho. Gracias por tu comentario. Si elijes Irlanda seguro que aciertas. Espero que puedas visitar el país pronto. Adrián.

  2. Teníamos previsto viajar a Irlanda, cosa imposible este año con la pandemia. Por supuesto para el año que viene intentaremos ir, por lo que me he alegrado de leer esta estupenda introducción al país.
    Me ha gustado mucho pq situa históricamente.

    • Hola Yolanda. Confiemos en que pronto podamos volver a la normalidad y puedas conocer el país . Como trataba de transmitir el país no solo ofrece bellos paisajes sino también una historia apasionante. Me alegra que te haya gustado. ADrián.

  3. Me gusta la explicación y los datos dados de un lugar de los que uno tiene apuntado como para poder recorrer. Tras leer este artículo encuentro temas interesantes a tener en cuenta.

    • Hola Raúl. Me alegra mucho tu mensaje. Ese era el objetivo, contar de Irlanda un suceso no tan conocido pero crucial en su historia y cuyas consecuencias son todavía visibles a día de hoy. ADrián.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioComentar entrada