El pueblo blanco de Mojácar

Mojácar

Mojácar

Os presento al pueblo blanco de Mojácar, considerado como “uno de los más bonitos de España” por el encanto de sus calles laberínticas en las que predominan casas con fachadas blancas y adornos florales. Un entorno natural con aroma a tomillo y romero, y encabezado por 17 kilómetros de playas que hacen de Mojácar un destino inigualable.

¿Qué es El Indalo?

El Indalo

El Indalo

Actualmente El Indalo es el símbolo identificativo de Almería y en especial, de Mojácar, porque antiguamente sus habitantes lo pintaban en sus casas y cortijos para ahuyentar “el mal de ojo”, y desde hace siglos es considerado como un talismán de la buena suerte. Esta figura, que parece representar a un humano con los brazos abiertos, fue descubierta en la Cueva de Los Letreros, en la localidad de Vélez Blanco en 1868, aunque las investigaciones dicen que esta imagen ya llevaba ahí más de 4000 años.

Este “muñeco mojaqueño” denominado Indalo le debe su nombre a San Indalecio, precursor de la religión católica en el sudeste peninsular, y cuyo significado en lenguaje íbero “Indal eccius” significa “dios grande, fuerte y poderoso”. Los más supersticiosos son capaces de identificar a un cazador con un arco extendido o a un hombre sosteniendo un arco iris en señal de protección. Se ha ido extendiendo de tal forma que se ha convertido en la imagen principal de camisetas, imanes, pulseras, llaveros ¡y hasta tatuajes!

Callejeando por Mojácar

Calles de Mojácar

Calles de Mojácar

Si queréis acceder a Mojácar por su verdadera entrada debéis dirigiros a la aclamada “Puerta de la ciudad”, reconstruida en el siglo XVI sobre la original puerta árabe que sirvió como vía de comunicación al comercio y donde hoy su arco de medio punto aún ostenta el escudo de la ciudad. En frente a ella se sitúa la Casa del Torreón, reconvertida en la Pensión El Torreón, y apoyada en uno de sus lados sobre el único cachito de muralla que se conserva de la antigua ciudad. Su fachada blanca adornada con arcos azules es un bonito rincón para hacerse una foto. Si seguís caminando por la Calle Estación Vieja llegaréis a la Plaza del Ayuntamiento, donde os invito a tomar algo bajo la sombra que da el árbol centenario conocido como ficus benjamina, traído nada más y nada menos que desde las Américas.

Más adelante se sitúa la Iglesia parroquial de Santa María, construida a finales del siglo XVI probablemente sobre una antigua mezquita árabe. Ante ella aparece la Estatua de la Mojaquera, construida en mármol blanco de Macael para honrar el trabajo que hicieron las mujeres mojaqueras en el campo y en el hogar. Esta obra muestra el traje típico de las señoras que solían transportar agua en cántaros de barro. Su escultora, María Ángeles Lázaro Gil, también creó La Mojaquera del campo, otra estatua elaborada en bronce para simbolizar el cambio de calzado que realizaban antes de entrar y salir del pueblo, que está ubicada en la Plaza Rey Alabez.

Continuando el recorrido por las escaleras de piedra que hay detrás de la iglesia alcanzaréis la Plaza del Parterre adornada con pórtico árabes, pues se cree que antiguamente fue un cementerio musulmán. En uno de sus rincones se puede ver una reproducción de las escenas de la Reconquista. Tras cinco minutos de caminata llegaréis al Mirador del Castillo, que gracias a su elevada ubicación ofrece unas vistas inmejorables de la costa almeriense. Otro punto imprescindible es el Mirador de la Plaza Nueva, situado en la plaza que lleva el mismo nombre, convirtiéndose en uno de los lugares más concurridos de Mojácar para contemplar las mejores vistas del Valle de las Pirámides y de pueblos vecinos como Vera o Garrucha.

Al otro lado del centro está la Casa Museo La Canana, que recrea la típica vivienda de la primera mitad del siglo XX, un auténtico rinconcito en el que aprender un poco de la cultura y la historia de la localidad. El Arrabal es el barrio judío de Mojácar, construido en la parte exterior de la muralla y que aparentemente albergó a una gran comunidad judía que fue expulsada de España en 1942 por los Reyes Católicos. Algunos historiadores apoyan la teoría de que este pueblo estuvo aquí antes que los musulmanes.

Ya a las afueras veréis la Fuente Pública o Fuente Mora, cuyas aguas procedentes de un manantial natural fueron usadas para calmar la sed de los habitantes de Mojácar y como lavadero público. Su forma rectangular recuerda a una plaza con paredes blancas decoradas con pequeñas plantas. Es una fuente con bastante encanto que se han convertido en una parada obligatoria para sus visitantes.

Playas mediterráneas de Mojácar

Playa Cantal

Playa Cantal

El litoral de Mojácar ocupa playas grandes dotadas de todo tipo de infraestructuras turísticas y playas vírgenes con una belleza natural que las hace realmente especiales. La mayoría de ellas se caracterizan por tener una arena de grano medio y un tono grisáceo que invita a los bañistas a disfrutar de las aguas del mar Mediterráneo. La urbana Playa El Cantal es una de las más populares y frecuentadas de este municipio, ya que ofrece múltiples opciones para disfrutar de ella: tomar el sol en sus ansiadas hamacas, zonas deportivas y chiringuitos, restaurantes y bares de copas a tutiplén que gozaréis desde el día hasta la noche.

La Playa Marina de la Torre es, sin lugar a duda, una de las más queridas por las familias, pues se encuentra en una zona urbanizada donde proliferan los hoteles y rodeada de zonas infantiles y restaurantes. Otra de las más aclamadas para aquellos que buscáis tranquilidad es la Playa de la Piedra Villazar, situada junto al Parador de Mojácar, una pequeña playa accesible para todos los públicos donde los niños pueden jugar tranquilamente en la orilla.

La Playa Cueva del Lobo es otro objetivo para los que viajéis en familia, pues aparte del tranquilo paseo marítimo que discurre en paralelo a ella, alberga un rompeolas ideal para los más pequeños. Por otro lado, está la Cala del Sombrerico, una playa virgen que se ha convertido en un referente para los amantes de la naturaleza y de la fotografía por el entorno que la rodea. La Cala de la Granatilla es otra playa natural que combina arena y piedra, otorgando un ambiente totalmente salvaje a vuestro baño y estancia en este bello lugar, que debe su nombre al tono rojizo, prácticamente granate de la arena.

No os olvidéis de visitar la larga Playa de la Venta del Bancal y la Playa de las Ventanicas, donde abunda la arena fina y servicios de socorrismo, hamacas y servicios de ocio.

Turismo activo

Buceo en Mojácar

Buceo en Mojácar

Mojácar es un destino que está rodeado de naturaleza por todas partes. Sus largas playas se han convertido en un reclamo turístico para los amantes de las actividades náuticas, donde es posible realizar kayak, vela o esquí acuático. Una alternativa si viajáis con los más pequeños es hacer una ruta en camello para conocer a estos simpáticos animales de primera mano, ¡no os lo perdáis! Gracias a otros deportes como el snorkel o el buceo tenéis la opción de sumergiros bajo el agua y cotillear la riqueza marina de este litoral, ya que la claridad de sus aguas lo permite. En algunas de las calas vírgenes de la zona es muy probable que os topéis con especies como estrellas de mar, erizos, pulpos, corales y variados tipos de peces que os alegrarán enormemente esta visita submarina.

El enclave natural de Sierra Cabrera que arropa Mojácar os da la oportunidad de recorrer sus caminos gracias al senderismo o a la bicicleta de montaña, aunque hay quienes apuestan por un paseo a lomos de un caballo o por deportes más sofisticados como el golf, haciendo una visita al Campo de golf Marina de la torre.

Ahora que sabéis lo que os vais a encontrar, ¿ya os habéis enamorado de Mojácar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioComentar entrada