Croacia, un paraíso europeo

¿Quién no tiene una lista con miles de lugares para visitar? Yo tengo un cuadernito con una gran cantidad de destinos a los que me gustaría viajar a lo largo de mi vida. Siempre sueño con conocer países nuevos y descubrir en profundidad su cultura, su estilo de vida y sus costumbres, y es que viajar es uno de los mayores placeres de la vida, ¿o no?

¿Os gustaría saber cuál es próximo destino de mi largo repertorio? Mi próxima elección es Croacia, un lugar mágico donde la naturaleza y la arquitectura van de la mano formando un binomio único y extraordinario. Croacia está formada por 10 regiones turísticas llenas de oportunidades para todos los gustos: arte, naturaleza, sabores y olores que invitan al descubrimiento.

Yo os voy a hablar de algunos de los destinos más sorprendentes de este país, y descubre los mejores circuitos por Croacia.

¡Seguid leyendo!

Dubrovnik, la Perla del Adriático

Dubrovnik
Dubrovnik

La famosa ciudad de Dubrovnik es la joya de la corona de Croacia si hablamos de turismo. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979 y es uno de los destinos más atractivos de todo el país.

Se trata de una ciudad medieval rodeada por una muralla de 1940 metros que data del siglo X, aunque fue restaurada con posterioridad. Ésta cuenta con 16 torres que se elevan unos 25 metros y que ofrecen una vista panorámica inigualable.

Estoy segura de que muchos de vosotros ya conocéis algunas de las localizaciones más emblemáticas de Dubrovnik como son la Puerta de Pile, las Escaleras de los Jesuitas o el Fuerte Lovrijenac, entre otros, porque son algunos de los escenarios más representativos de la famosa serie Juego de Tronos.

Dejando de lado el mundo del cine, os informo de que pasear por Stradun o Placa significa hacer un recorrido por el pasado de Dubrovnik, pues al ser la calle principal de su casco histórico, alberga algunos de sus principales edificios históricos. En ella se sitúan la Plaza Luza y en el otro extremo, la Fuente de Onofrio.

Algunas construcciones religiosas destacables son la Catedral de la Asunción, la Iglesia de San Blas y los Monasterios Franciscano y Dominico; pero es importante anotar el Museo de la Fotografía de Guerra y el Museo Ron Brown para conocer en detalle los acontecimientos bélicos que vivió esta urbe.

Split

Split
Split

Split es el centro neurálgico de la costa dálmata, y si os gusta la playa, os diré que se trata de una ciudad ideal para visitar en verano porque goza de 12 horas de sol que se pueden aprovechar en las playas de Firule o Bačvice.

El casco antiguo de este destino es de origen romano, para ser exactos, fue fundado en el S.IV por el emperador Diocleciano, que mandó construir el palacio que lleva su nombre, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1979. Otros monumentos importantes son el Templo de Júpiter y el Mausoleo de Diocleciano, convertido en la Catedral de San Diomo, que resalta por su altar y su campanario de estilo románico-gótico.

La Riva, el paseo marítimo de Split, es el punto de encuentro de vecinos y visitantes, una zona de ocio muy animada idónea para comer o tomar un café. No os olvidéis de dar un paseo por el elegante puerto pesquero Matejuška, un punto repleto de barcos anclados transformado hoy en día en lugar de reunión.

¿Os gustaría ver Split desde las alturas? Yo me imagino en medio de la colina Marjan, fotografiando la mejor panorámica de la ciudadela y las islas situadas a su alrededor. ¡No os lo perdáis!

Zagreb

Zagreb

La capital de Croacia, todavía desconocida para muchos, tiene un encanto muy especial y cobija rincones con mucha magia. Aunque Zagreb nació por la unión de dos ciudades medievales, actualmente se puede apreciar en ella una gran influencia vienesa, muy presente en la ciudad baja porque contiene muchos edificios austrohúngaros, como es el Museo Hrvatslo Narodno Kazaliste.

¿Os gustan los monumentos? Zagreb cuenta con muchos edificios de interés, y entre ellos destacan la Catedral de Sveti Stjepan, Sveti Marko y sus tejas de colores, y la Puerta de Piedra, el antiguo acceso a la ciudad. La Plaza Markov está encabezada por la Iglesia de San Marcos y el Parlamento, de estilo neoclásico.

La calle peatonal Tkalciceva es una buena opción para pasar el día relajados en una terracita tomando un café ( tradición croata: da igual si es invierno o verano), o para disfrutar de un animado día de shopping. El colorido Mercado Dolac ofrece ropa, flores y comida, un auténtico hervidero de actividad desde 1930.

El verdadero sabor de Zagreb se encuentra en Vincek, que refleja la tradición pastelera de la ciudad, así que tomad nota para visitar este dulce rincón.

Parque Nacional de los Lagos de Plitvice

Plitvice
Plitvice

Si vas a Croacia tienes que visitar los Lagos de Plitvice, el mayor monumento natural del país, que fue declarado Reserva Natural por la UNESCO en 1979.

Se extiende a lo largo de 30.000 hectáreas, un terreno virgen donde conviven diversas especias de flora y fauna con un total de 16 lagos que sorprenden a cada uno de sus visitantes por el tono azul turquesa del agua.

La parte superior alberga 12 lagos y es conocida como el Parque de la Cueva porque contiene muchas cavidades. La parte inferior cuenta con 4 lagos y unas caídas de agua que pueden llegar a alcanzar los 40 metros de altura, dotando de más belleza al lugar, si cabe.

Para poder disfrutar con calma de este paisaje de cuento, se necesitan al menos 2 días.

Medulin

Medulin
Medulin

Puede que este nombre no os sea muy familiar, pero Medulin es una ciudad costera perfecta para pasar unos días descansando en algunas de sus playas. La Riviera de Medulin abarca 80 kilómetros de costa donde resplandecen calas y playas muy variadas, un litoral equipado con todo tipo de alojamientos idóneo para pasar unas vacaciones llenas de paz y desconexión.

Pula

Pula
Pula

La mayor ciudad de la región de Istria es Pula, lugar de tradición pesquera y construcción naval. Es una importante productora de vino y es uno de los principales destinos turísticos de esta región.

Gracias a la presencia de los romanos, hoy se pueden visitar el Anfiteatro, el Teatro Romano y el Foro y Templo de Augusto, que son algunos de sus monumentos más representativos. El Mosaico el Castigo de Dirce también data de esta época, aunque salió a la luz tras los bombardeos sucedidos en Pula durante la Segunda Guerra Mundial.

Istria es indudablemente un destino cultural que resulta muy atractivo para sus visitantes. Cuenta también con varios edificios religiosos, diversos museos y un castillo que hacen de ella una ciudad perfecta para visitar en vacaciones.

 

 

Cuando viajas vives, desconectas y generas recuerdos inolvidables porque lo haces con las personas a las que quieres. Viajar es reconfortante y tiene propiedades curativas porque cuando lo haces produces serotonina, la famosa hormona de la felicidad. ¡No dejes de descubrir nuevos lugares! Y ahora, ¿me cuentas cuál es tu próximo destino?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioComentar entrada