Viajes El Corte Inglés

Región de Murcia

guías de viaje
Cieza
Cieza
  • Cieza
  • Cehegín
  • Valle de Ricote

Mundo Rural

Puedes compartir esta información

La famosa Huerta Murciana forma parte, sin ninguna duda, del medio rural y natural de la Región, y sus productos gozan del reconocimiento no sólo nacional, sino también internacional. Sin embargo, la Murcia rural es mucho más. El interior nos ofrece paisajes naturales en los que disfrutar de la flora y fauna, y de un amplio abanico de actividades al aire libre, desde el sosegado paseo por sus numerosas rutas de senderismo, a deportes en los que soltar toda la adrenalina acumulada, como la escalada, el rafting o la espeleología.

El rico Patrimonio Natural de la Región de Murcia está salpicado de pueblos encantadores que atesoran leyendas, posos de Historia y una rica gastronomía

Cuatro zonas de interior, cada una con sus propias características y propuestas, que complementan a la perfección a la quizás más famosa Costa Cálida y a las grandes ciudades de la Región. Y que se ven complementadas con los pueblos del interior de la Costa Cálida.

Valle de Ricote y Cieza

Valle de Ricote

Esta comarca es conocida también como el “Valle Morisco” por la importancia de la impronta musulmana en la zona - los moriscos ricoteños fueron los últimos en abandonar España tras el decreto de expulsión promulgado por Felipe III -. Algo que podrás comprobar en Medina Siyâsa, un antiguo poblado árabe en perfecto estado de conservación, y que cuenta con un museo con restos que abarcan desde el Paleolítico a la época Andalusí.

El agua es el principal protagonista de la zona. El Río Segura tiene aquí el tramo medio de su cuenca, con zonas más agrestes en las que disfrutar del rafting, como el Cañón de Almadenes en Cieza - donde encontramos además grutas y cuevas con pinturas rupestres declaradas “Patrimonio de la Humanidad” por la UNESCO, destacando la Cueva-Sima de la Serreta -.

Abarán

Pero también otras más tranquilas en las que realizar rutas a caballo, senderismo - incluyendo una Ruta de los Miradores - o incluso bañarte en sus playas fluviales, como las situadas en Blanca - donde se encuentra un Museo dedicado al pintor Pedro Cano - y Abarán - localidad que cuenta con el mayor número de norias en uso de toda España, y la de mayor tamaño de Europa -.

También el líquido elemento está presente en forma de aguas termales, que ya fueron aprovechadas por los romanos, y que hoy tienen su epicentro en el Balneario de Archena.

Ulea

Finalmente, el agua permite una de las principales atracciones de esta comarca eminentemente rural: la floración de los frutales de Cieza, que tiene lugar entre febrero y abril.

En los cinco municipios que componen este valle - Archena, Ojós, Ricote, Ulea y Villanueva del Río Segura - podrás disfrutar de una gastronomía de profundas raíces moriscas, especialmente en dulces como los borrachos de Ojós, las picardías de Abarán o los cordiales de almendra. Sin olvidarnos del raro por escaso vino de Ricote.

Parque Regional de Sierra Espuña

Barranco de Gebas

La que otrora fuera escenario de cruentas batallas entre moros y cristianos, es hoy una importante masa boscosa gracias a la labor de reforestación emprendida a finales del siglo XIX por el ingeniero forestal Ricardo Codorniú, y que en 1992 fue catalogada como Parque Regional. Es, además, Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Lugar de Importancia Comunitaria de Europa (LIC).

Sus numerosos senderos permiten disfrutar de más de un millar de especies vegetales y casi 200 especies animales, entre las que destacan el arruí, el gato montés, la tortuga mora, el buitre leonado, el águila real o el búho real. Si prefieres emociones más fuertes, en el Barranco de Leyva podrás practicar escalada en una pared de casi 200 metros de altura - aunque hay otros muchos sitios donde practicar este deporte en Sierra Espuña -. O bien lanzarte en parapente en Alhama. O descubrir las entrañas de la tierra practicando espeleología en las cuevas y simas kársticas de salpican el parque - el Club Pliego Espuña, encargado de esta actividad, podrá ayudarte a preparar tu aventura -.

Aledo

Pero no sólo hay naturaleza en esta comarca. Cada uno de sus cuatro municipios tiene mucho que ofrecer:

- En Alhama encontramos los llamados “pozos de nieve”, unas curiosas construcciones que durante casi 5 siglos se utilizaron para recoger la nieve y proporcionar hielo a las poblaciones cercanas. También un Castillo declarado “Bien de Interés Cultural”.

- Aledo aún conserva una Torre del Homenaje medieval que durante años tuvo función defensiva.

Mula

- En Mula encontramos la Antigua Villa Romana de los Villaricos y el Museo El Cigarralejo, de los más importantes sobre la Cultura Íbera. La Casa-Palacio (1770) alberga un Centro de Interpretación del Arte Contemporáneo que, junto con las sedes de Nueva York, Barcelona y Valladolidad, expone obras del artista local Cristóbal Gabarrón.

- Totona está irremediablemente unida a la alfarería, un oficio tradicional que podrás descubrir en alguno de los talleres del Barrio  de las Ollerías, y que se remonta a la Edad del Bronce, tal y como atestiguan los restos en el importante Yacimiento La Bastida. Aquí te aguardan objetos de cerámica, tumbas y las viviendas de la que fuera la población europea más poderosa hace más de 4.200 años. Dos sitios más merecen una visita en las inmediaciones de esta población: el Monasterio de Santa Eulalia - conocido cariñosamente como “La Santa”, con pinturas del siglo XVII, un retablo barroco y un artesonado mudéjar - y el Mirador de la Virgen Blanca.

El Noroeste

Moratalla

El Noroeste de la Región de Murcia, es conocido por Caravaca de la Cruz, pero tiene otros muchos atractivos. Es tierra de contrastes en las que se mezclan zonas montañosas con otras de páramo; viñedos con arrozales y cultivos de cereal. También es tierra de autenticidad, gracias a una supuesta falta de interés que la mantuvieron alejada del paso y de las batallas de comarcas limítrofes, lo que ha ayudado a la preservación de su carácter tradicional. Además cuenta con numerosas pinturas rupestres declaradas “Patrimonio de la Humanidad” por la UNESCO, como las de los Abrigos Rocosos del Cala de la Santa, el Abrigo del Pozo o la Cueva de los Monigotes.

Moratalla ofrece un importante patrimonio histórico y natural. Habitada desde la Antigüedad, en su término municipal encontramos vestigios íberos, romanos y musulmanes - como el Castillo de Benizar (siglo XII). Sin embargo, lo que predomina es el trazado medieval de sus calles, que se descuelgan desde su famoso Castillo - reconstruido por la Orden de Santiago en el siglo XIV sobre una fortaleza islámica del siglo XII - por las faldas de un cerro. No puedes perderte la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción (siglo XIV), la Ermita de la Rogativa (), el Paraje de La Puerta, el Campo de San Juan, y el Macizo de Revolcadores - el pico más alto de la Región -. Tampoco sus mazapanes acompañados por un chapurrao (un licor típico).

Cehegín

Cehegín, por su parte, ofrece al visitante un Casco Antiguo declarado “Conjunto Histórico-Artístico”, en donde destacan el Palacio de Jaspe - sede del Ayuntamiento -, la Iglesia de Santa María Magdalena y la Iglesia de la Concepción (ambas del siglo XV),  el Convento de San Juan Esteban (siglos XVI-XVIII), las ruinas de la Ermita de San Sebastián, la Casa del Concejo y el Palacio de los Fajardo - que conforman parte del Museo Arqueológico Municipal -, la Plaza de Toros - con más de un siglo de antigüedad -, el Palacio de los Duques de Ahumada, o el Casino, entre otros muchos monumentos. Y a tan sólo 3 km. se encuentra el Yacimiento Arqueológico de Begastri, con restos íberos, romanos y visigodos entre los que destaca la Cruz Monogramática de Cehegín

Santuario de Nuestra Señora de la Esperanza

El Mercadillo Artesanal “El Mesoncico” se celebra el último domingo de cada mes y te da la oportunidad de degustar los productos locales con los que se preparan platos como el empedrao, el chamorro, las migas, la olla de matanza o el pero de Alcuza, entre otros. En marzo se celebra la “Ruta de la tapa y el cóctel”.

Si por algo es conocido Calasparra es por su arroz, que cuenta con Denominación de Origen propia, y que sirve de base para muchos de sus platos típicos - sin olvidar otros como la caldera de toro, las migas ruleras, el jarullo o el caldo de pelotas de bacalao -. También por las oportunidades que sus cuatro ríos y dos pantanos ofrecen, como el baranquismo, el kayaking o la espeleología - imprescindible la Cueva del Puerto -. No puedes marcharte de aquí sin visitar el Santuario de Nuestra Señora de la Esperanza (siglo XVII), situado en el interior de una gruta en un paraje de singular belleza.

Bullas, por su parte, es famoso por sus vides, bodegas y vinos - con Denominación de Origen propia -, una cultura vitícola que se remonta a la época romana, y que podrás conocer (y degustar) gracias a una Ruta del Vino, al Museo del Vino y a la Fiesta del Vino (febrero).

Entre los puntos que merecen una visita se encuentran la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario (siglo XVIII, Bien de Interés Cultural); el Palacete de los Melgares (1925); las modernistas Torre del Reloj, Casa Marsilla de Pascual y Casa de los Carreño; y la Casa-Museo Don Pepe Marsilla. También el Mercadillo de El Zacatín, que se celebra el primer domingo de cada mes, y que te transportará al medievo con sus juglares y cuentacuentos.

 

El Nordeste

Jumilla

La llamada “Comarca del Antiplano” se corresponde con la Murcia más mesetaria, más “manchega”, una zona enológica con dos Denominaciones de Origen, pero también rica en Historia y yacimientos que nos hablan de los distintos pueblos que en ella se asentaron.

Yecla atesora un importante patrimonio histórico, monumental y natural que sorprendió a escritores de la talla de Azorín o Pío Baroja. También numerosas leyendas y tradiciones que se ven reflejadas en importantes eventos como las Fiestas Patronales de la Virgen del Castillo - declaradas de “Interés Turístico Nacional” -. Y 7.000 hectáreas de viñedos de uva Monastrell que dan para una Denominación de Origen y una Ruta del Vino.

Toda visita que se precie debe incluir el Castillo (siglo X) y el Santuario de la Virgen del Castillo, el impresionante conjunto monumental de estilo renacentista y barroco de la Plaza Mayor - donde se encuentran el Ayuntamiento, el Palacio de Alarcos, el Palacio del Concejo, la Torre del Reloj y el antiguo Pósito de Alhorín -, la Iglesia de la Asunción (siglo XVI), la Iglesia de San Francisco (siglo XVI), la Iglesia de la Purísima (siglo XVIII), el Parque de la Constitución, La Lonja y el Yacimiento Arqueológico de Yakka - un antiguo poblado y fortaleza musulmana -. ¡No te olvides de probar los libricos!

La localidad de Jumilla comparte muchos elementos con su vecina: una Denominación de Origen, viñedos y una Ruta del Vino; una Semana Santa declarada de “Interés Turístico Nacional” y la Fiesta de la Vendimia; y restos arqueológicos que van desde pinturas rupestres en el Barranco del Buen Aire o los fósiles de osos, tigres diente de sable y antílopes en la Hoya de la Sima, al Poblado Ibérico de Coimbra, sin olvidar villas romanas de las que se conservan importantes objetos en el Museo Arqueológico del Palacio del Concejo.

Jumilla

También aquí un Castillo (siglo XV) vigila la población - las vistas desde el Mirador del Camino del Subidor te dejarán con la boca abierta -, y renacentistas son el Antiguo Concejo y La Lonja (ambos del siglo XVI). Aunque el símbolo de Jumilla es sin duda la Iglesia Mayor de Santiago (siglos XV-XIX), declarada “Monumento Nacional”.

Otros lugares que no debes perderte en esta localidad que los árabes apodaron “La Bella” son los modernistas edificios del Teatro Vico y la Casa Modernista; la barroca Iglesia del Salvador y el Convento de Santa Ana; los Jardines de la Estacada y del Rey Don Pedro; y las cercanas Sierras de La Cingla, de la Pedrera y del Carche.

Abanilla es conocida como la “Palestina murciana”, un oasis en medio de un paisaje lunar y desértico con origen musulmán, al-Bayada, - aunque el principal monumento de la localidad es la barroca Iglesia de San José (siglo XVII) - que invita al senderismo y que ofrece paisajes espectaculares por la acción del Río Chícamo, como el Cañón de El Cajer, la Rambla de la Parra de Mahoy o un bosque de olivos centenarios.

Pasear por sus callejuelas medievales, llenas de casas palaciegas, te transportará a una época en la que cristianos y musulmanes se disputaban estas tierras, algo que se recrea en las Fiestas de Moros y Cristianos a finales de abril y principios de mayo. También de origen morisco son muchos de sus platos típicos, como las tortilleras, los albaricoques de Damasco, y las “frutas de masa”, esto es, dulces como las toñas o las almojábanas.

Fortuna hace honor a su nombre gracias a sus numerosos manantiales, ya conocidos por los íberos, griegos y, sobre todo, los romanos, que construyeron sus famosas termas sobre las que hoy se asienta el Balneario de Leana, uno de los más antiguos de España.

No puedes perderte la Cueva Negra, en la que los romanos llevaban a cabo rituales de magia que hoy se recrean en las fiestas de “Kalendas Aprili“, justo después de los importantes actos de Semana Santa. Tampoco el lado más natural en el Parque Regional Sierra de la Pila, el Humedal de Ajauque y Rambla Salada, o el Cortao de las Peñas - con unas vistas espectaculares -.

Alguna de las joyas arquitectónicas que ofrece esta localidad cercana a Murcia capital son la Ermita de San Roque (sigloXVII) y la Iglesia Parroquial de la Purísima (siglo XVIII); y las modernistas Casa Consistorial - atención a las pinturas de su vestíbulo, declaradas “Bien de Interés Cultural” - y Casa Convento. Y de las joyas gastronómicas destacan las gachasmigas, el arroz con conejo y caracoles, los buñuelos o los rollos de naranja.

¿Sabías qué...

- … en la localidad de Ojós, el Valle de Ricote, se encuentra el “Salto de la Novia“? Se trata de un promontorio desde el que, según cuenta la leyenda, se arrojó al vacío una noble cristiana al enterarse de la muerte en combate del oficial de las tropas castellanas al que amaba. No es necesario que saltes, pero las vistas desde aquí son espectaculares.

- … tres miradores te ofrecerán unas vistas increíbles de Sierra Espuña? El Mirador del Collado Bermejo, el Mirador del Collado Mangueta y el Mirador del Collado Pilón. En los Barrancos de Gebas, por su parte, te sentirás como en otro planeta.

 - … en el Salto del Usero, cerca de Bullas, podrás darte un chapuzón en un lugar místico y de gran belleza natural? Cuenta la leyenda que a estas aguas se arrojó una mora por el amor no correspondido de un cristiano, algo que se rememora cada Noche de San Juan.

- … el Monte Arabí de Yecla es un lugar sagrado y lleno de misticismo? No te pierdas las pinturas rupestres y los petroglifos de este bello paraje habitado hace más de 10.000 años.

- … en verano, la localidad de Jumilla acoge el festival “Música Entre Vinos” en el que podrás disfrutar de conciertos, catas de vino y la mejor gastronomía dentro de enormes toneles? Quien sabe, quizás puedas probar el gazpacho jumillano, el queso de cabra frito con tomate, los rollos al vino, las cristóbales, las pirusas o los sequillos.

Palacio de Cristal

Balneario de Archena

Es la elección acertada si buscas relajación y recuperar energías. El Balneario de Archena cuenta con unas estupendas instalaciones y un trato exquisito al cliente.

Archybal Apartamentos

Archybal Apartamentos

Archena. España.

Un alojamiento diferente e independiente para que disfrutes de esta zona como nunca. Totalmente equipado y con las comodidades que necesitas.

Cultura Urbana Sol y Playa