Viajes El Corte Inglés

París

guías de viaje
Crucero por el Sena
Crucero por el Sena
  • Crucero por el Sena

París en 48 horas

Puedes compartir esta información

La Ciudad de la Luz es visitada por 15 millones de personas cada año, muchas de ellas repetidoras, lo cual nos da una idea de lo mucho que tiene que ofrecer la capital francesa a sus visitantes.

Historia, monumentos, museos, parques… París tiene tanto que ofrecer que es casi inabarcable en un único viaje

Lamentablemente, no siempre disponemos de todo el tiempo que nos gustaría para conocer los sitios a los que viajamos, así que si lo tuyo es una visita relámpago (un fin de semana, por ejemplo), te proponemos este itinerario de 48 horas en la Ciudad del Amor.

1er día: El viejo y el nuevo París

Tras un buen desayuno que nos llene de energía - y que podría consistir en un zumo de naranja y un café au lait, una media baguette con mantequilla salada y confitura, una omelette (tortilla) y un croissant o un pain au chocolat (una especie de napolitana rellena de chocolate) - nos dirigiremos a la parte más antigua de la ciudad: la Île de la Cité. Aquí podremos disfrutar de la Catedral de Nôtre-Dame, la Sainte Chapelle, la Conciergerie o el colorido Mercado de las Flores (Marché aux Fleurs) de la Place Louis Lépine

Numerosos cafés nos aguardan para reponer fuerzas con, por ejemplo, una típica crepe, aunque por ser una zona muy turística, algunos pueden resultar un poco caros.

Después podremos dirigirnos al Barrio Latino (Quartier Latin), donde nos esperan edificios religiosos - como la Iglesia de Saint Germain des Pres o la Iglesia de Saint Sulpice -, civiles - como el Panteón - y culturales - como La Sorbona o el Museo d’Orsay -. 

Se trata de una zona ideal para comer a precios razonables, con multitud de bistrós y brasseries donde disfrutar de un tentempié como la croque-monsieur, la quiche lorraine, el fois gras o las incontables variedades de queso. Si el tiempo acompaña, quizás te animes a disfrutar de tu almuerzo en los Jardines de Luxemburgo .

Dejamos atrás el pasado y nos dirigimos hacia la zona más moderna y futurista de la ciudad, La Defénse, un paraíso para los amantes del cristal y los rascacielos. De entro todos ellos sin duda destaca el conocido como Grande Arche de la Fraternité, un cubo de 110 metros de altura desde el que se obtienen unas vistas soberbias de la ciudad.

 De camino de regreso tendremos ocasión de pasear por los famosos Campos Elíseos, admirar el Arco del Triunfo y finalmente subir al icono parisino por excelencia, la Torre Eiffel. Merece la pena ver tan ilustre monumento tanto de día como al caer la noche, cuando miles de luces doradas iluminan el cielo parisino con sus destellos.

Podemos rematar la jornada tomando una copa en el barrio más cosmopolita y animado de la ciudad, Le Marais.
 

  • Arco del Triunfo

    Arco del Triunfo

  • Torre Eiffel

    Torre Eiffel

  • Catedral de Notre Dame

    Catedral de Notre Dame

  • Sainte Chapelle

    Sainte Chapelle

  • Saint Sulpice

    Saint Sulpice

  • El Panteón

    El Panteón

2º día: El París más bohemio y cultural

Museo del Louvre

Comenzaremos la mañana visitando dos de los principales museos con los que cuenta la Ciudad de la Luz: el Louvre y el Centro Pompidou. Tanto en un caso como en otro tendrás que elegir qué quieres ver, porque son tan extensos y con tanto contenido que es imposible abarcarlos por completo en una única visita, sobre todo si es tan breve como en este caso.

En el primero la estrella es el cuadro de “La Mona Lisa” de Leonardo Da Vinci, aunque quizás prefieras visitar la colección de arte egipcio, o la de arte griego, o la de arte romano, por mencionar sólo algunas de las más destacadas. En el segundo, además de disfrutar de la arquitectura industrial del propio edificio, quizás quieras centrarte en la 5ª planta, dedicada al arte moderno, con obras de Miró, Picasso, Kandinsky o Matisse, entre otros grandes artistas.

Si quieres huir de los espacios masificados recuerda que tienes 150 museos en los que saciar tu apetito cultural.

Y hablando de apetito, seguramente al acabar quieras calmar el tuyo disfrutando de la mundialmente reconocida cocina francesa. Platos muy elaborados como  el coq au vin (pollo al vino con verduras), el pot-au-feu (cocido de buey con verduras), el ratatouille (la versión francesa de nuestro pisto) o el boeuf bourguignon (estofado de ternera al vino). Todo ello acompañado por una botella del famoso vino de Burdeos (bordeaux), y rematado por algo dulce como la tarte tatin (tarta fina de manzana caramelizada). Las zonas de los Jardines de las Tullerías o de Les Halles (según el museo que visites en último lugar) son buenas opciones por sus restaurantes.
 

Basílica del Sagrado Corazón

Para bajar la comida, nada como pasear por el bohemio (y empinado) Barrio de Montmartre , en el que vivieron personajes como Picasso, Toulouse Lautrec o Van Gogh. Aquí encontraremos grandes contrastes: desde la espiritualidad que ofrece la Basílica del Sagrado Corazón a la cara más “canalla” de la ciudad representada por los numerosos sex shops y cabarets de la zona, con el famoso “Moulin Rouge” atrayendo a miles de visitantes.

Una buena y romántica forma de rematar nuestra visita express a la Ciudad del Amor es un paseo en barco por el Sena, a bordo de los conocidos Baton Rouge, y que ofrecen la posibilidad de disfrutar de una cena mientras se contempla la ciudad iluminada desde otro punto de vista.
 

Puente de Alejandro III

¿Sabías qué...

- … el “Kilómetro Cero” de Francia está en la Plaza de Nôtre-Dame?

- … la palabra “Bistró” es de origen ruso y significa “rápido”? Es lo que gritaban los soldados franceses que ocuparon la Plaza Tertre en 1814 para que les sirvieran alcohol antes de que sus superiores les pillaran bebiendo.

- … cuando Hitler llegó a París tras la invasión alemana de Francia, quiso subir a la Torre Eiffel pero no pudo hacerlo porque la Resistencia Francesa había cortado los cables del ascensor?

- … el Centro Pompidou fue construido para recuperar una de los barrios más peligrosos de París en la época? A tenor de los millones de visitantes que recibe, parece que fue una gran idea.

- … la potente Industria Automovilística francesa tiene su origen en Montmartre? Louis Renault se apostó con unos amigos que sería capaz de construir un vehículo capaz de subir las cuestas del barrio, y lo consiguió.
 

Lotti Paris

Lotti Paris

París. Francia.

Este encantador hotel urbano se encuentra en una zona céntrica, en uno de los barrios más bonitos de París, entre los jardines de Tuileries y la Place Vendôme.