Política sobre cookies

Viajes El Corte Inglés S.A. utiliza cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos, para mostrarte publicidad (tanto general como personalizada) en base a un perfil elaborado a partir de tu hábitos de navegación (p. ej. páginas visitadas), para optimizar la web y para poder valorar las opiniones de los productos adquiridos por los usuarios.

Para administrar o deshabilitar estas cookies haz click en Configuración de Cookies. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies.

Pulsa el botón Aceptar Cookies para confirmar que has leído y aceptado la información presentada.

Después de aceptar, no volveremos a mostrarte este mensaje, excepto en el caso de que borres las cookies de tu dispositivo.

¡Financiable!
1 noche desde
59,39
Precio por habitación, impuestos incluidos

Atiram Arenas

Capitán Arenas 20, 08034 Barcelona

Valoraciones

3.5 sobre 5

Basado en 318 comentarios

  • Ubicación

    4.0 sobre 5
  • Calidad/Precio

    3.5 sobre 5
  • Habitaciones

    3.5 sobre 5
  • Limpieza

    4.0 sobre 5
  • Servicios

    4.0 sobre 5
  • Calidad del sueño

    4.0 sobre 5

Descripción

Ubicación del establecimiento Si decides alojarte en Arenas Atiram Hotels, te encontrarás en una fantástica zona de Barcelona (Les Corts) y estarás a menos de cinco minutos en coche de Camp Nou y Monasterio de...

Disponibilidad

¿Cuándo quieres alojarte en Atiram Arenas?

Descripción general

Ubicación del establecimiento
Si decides alojarte en Arenas Atiram Hotels, te encontrarás en una fantástica zona de Barcelona (Les Corts) y estarás a menos de cinco minutos en coche de Camp Nou y Monasterio de Pedralbes. Además, este hotel de 4 estrellas se encuentra a 3,4 km de Fuente mágica de Montjuïc y a 3,5 km de Plaza de España.

Habitaciones
Te sentirás como en tu propia casa en cualquiera de las 62 habitaciones con aire acondicionado, minibar y televisión LCD. La conexión a Internet wifi gratis te mantendrá en contacto con los tuyos; también podrás ver tu programa favorito en el televisor con canales por satélite. El baño privado está provisto de bañera profunda y artículos de higiene personal gratuitos. Entre las comodidades, se incluyen caja fuerte y escritorio, además de un servicio de limpieza disponible todos los días.

Servicios
Con una terraza donde descansar y comodidades como conexión a Internet wifi gratis y servicios de conserjería, ¡no te faltará de nada! Se ofrece además una televisión en la zona común y un salón de baile.

Para comer
Este hotel cuenta con una cafetería para tomar algo rápido, pero también puedes aprovechar su servicio de habitaciones con horario limitado. Apaga la sed con tu bebida favorita en el bar o lounge. Se ofrece un desayuno bufé todos los días de 7:00 a 11:00 con un coste adicional.

Servicios de negocios y otros
Tendrás un centro de negocios, check-in exprés y periódicos gratuitos en el vestíbulo a tu disposición. Hay un aparcamiento sin asistencia (de pago) disponible.

Información adicional

Check-in

Desde15:00h

Check-out

Hasta11:00h

Servicios

  • Acceso a internet

    • Wifi gratis
  • Aparcamiento

    • Parking concertado de pago en las proximidades
    • Parking de pago
  • Generales

    • Bar
    • Guardaequipajes
  • Servicios

    • Ascensor
    • Atención en varios idiomas
    • Bar-Lounge
    • Caja fuerte en recepción
    • Cajero automático
    • Centro de negocios
    • Información turística
    • Recepción 24 horas
    • Salas de reunión
    • Servicio de botones
    • Servicio de consejería
    • Servicio de lavandería
    • Servicios de tintorería
    • Terraza

Opiniones del hotel

3.5 sobre 5

Basado en 318 comentarios

  • Ubicación

    4.0 sobre 5
  • Calidad/Precio

    3.5 sobre 5
  • Habitaciones

    3.5 sobre 5
  • Limpieza

    4.0 sobre 5
  • Servicios

    4.0 sobre 5
  • Calidad del sueño

    4.0 sobre 5

Comentarios destacados

  • X951KXsantiagor

    Correcto

    Lo mejor, la amabilidad de los empleados. Las habitaciones y las instalaciones, un poco justas para un cuatro estrellas. Ojo al tamaño de las habitaciones individuales. En el plano, parecen minúsculas.

    4.0 sobre 5
  • esteban n

    viaje con mi pareja de ocio a barcelona

    espectacular el trato recibido, amabiliadad y actitud proactiva hacia el huesped. Lugar limpio , tranquilo y muy bien ubicado. Gran capacidad de aportar ideas y soluciones asi como interes por el binestar del hueped

    5.0 sobre 5
  • Arnau Campos C

    Dormimos con olor a pintura y sin calefacción

    Estuvimos 1 noche en sabado. Al entrar en la habitación olia mucho a pintura. Al ir a la recepción nos dijeron que la otra opción era una habitación individual pero de matrimonio (siendo 2 personas). Le preguntamos si disponian de alguna otra habitación en alguno de sus otros hoteles. Su respuesta sin tan siquiera mirarlo fue que supuestamente estarian llenos por que era fin de semana. Al subir de nuevo en la habitación también nos dimos cuenta que la calefacción tampoco funcionava. La solución no fue enviar un técnico por que no disponian de ninguno aún siendo un grupo hotelero con mas de 3 hoteles en la misma ciudad. Nos dieron un eléctrico. Tuvimos que dormir con la ventana abierta por el olor. Menos importante, teniamos una reserva de cama matrimonio i fueron 2 camas individuales. Finalmente destacar que la recepcionista de tardes fue bastante pasota. Por otra parte, el desayuno, la calidad y el hombre del restaurante y recepción de mañanas fueron muy amables.

    2.0 sobre 5
  • CarlosAndreu

    Ubicación, ubicación y ubicación. Buena cama. Correcta ducha. Pero necesita una redecoración.

    Habitación: 801 Entrada: 20/1/2020 Tarifa: 63 SA Encontramos este hotel en la zona alta de Barcelona, a un paso de la Diagonal y rodeado de las calles más exclusivas de la ciudad. Un edificio de nueve plantas empotrado en una manzana de viviendas de una amplia y luminosa calle en cuesta. Ante una ancha acera con árboles, y rodeado de un pequeño y poco afortunado jardín, con unos mástiles sin bandera, nos topamos con media docena de escaleras de granito rosado que nos suben hasta la recepción del hotel a la que se accede tras un pequeño dosel en forma de frontón, pisar una alfombra en tono oscuro y dos puertas de cristal correderas automáticas. Dentro la sensación es algo desangelada. Como si faltara decoración. A la izquierda y rodeado de ventanas a la calle hay un par de butacas blancas y un sofá largo. Al fondo, algo oculto queda la barra de la cafetería y el acceso a un salón. Pero el espacio intermedio queda simplemente vacío, con un suelo de granito oscuro bastante poderoso. A la derecha, tras dos escalones encontramos los ascensores, y antes, el mostrador de recepción. Poderoso, hecho como de un armario lleno de pequeños cajones. Un par de puestos de trabajo en cada extremo, en medio una tablet sobre la que firmamos el bienvenida. En un extremo, dos frascos con chucherías a disposición de los clientes, nos alegran la llegada. Una joven nos atiende. Rápida, eficaz y amable. Nos explica el funcionamiento del wifi que es libre y gratuito en todo el hotel, y que además funciona estupendamente. Seguimos avanzando hacia la derecha, subimos un par de escalones más y nos encontramos con los ascensores, junto al lado de la puerta a la que se abren unas amplias escaleras. Son antiguos, de apertura manual con una puerta interior automática en forma de fuelle. Pese a su antigüedad, están bien cuidados. El interior, que es escaso de altura, está renovado con paredes en plástico gris con el logotipo del hotel y una pantalla de televisión con información sobre la ciudad, el tiempo... En la pared del fondo un espejo algo oscuro. Al salir del ascensor encontramos un ancho pasillo. Paredes en gris, techo blanco algo anticuado con molduras, pero muy cuidado. Moqueta azul en el suelo bastante limpia. Varios puntos de luz con pantallas de cristal en las paredes ofrecen una sensación algo fría y anticuada. Puertas en blanco con unos adhesivos grandes con el número de la habitación. Tras la puerta, la moqueta se convierte en una madera un poco oscura muy bien cuidada. No hay ranura para activar la luz sino un interruptor blanco. Primero, un corto pasillo de techo bajo y paredes blancas. A la derecha, la puerta del baño, antigua pero lacada en blanco y con un renovado pomo dorado. Y antes de entrar en dormitorio un antiguo interruptor para activar el aire acondicionado, que en nuestro caso, no funciona, aunque tampoco lo necesitamos. En el lado izquierdo, además de los sistemas eléctricos hay un espejo horizontal, situado en la parte superior de la pared con un feo marco en tono plateado. El dormitorio resulta muy espacioso, aunque igualmente desangelado. La decoración brilla por su ausencia. Paredes blancas, y nada más. Junto a la puerta hay un sencillo escritorio de madera blanca. Sobre él una lámpara de trabajo, varios folletos del hotel, y una bandeja con una cafetera y dos tazas. Además, una tarjeta del hotel que nos da la bienvenida y nos ofrece un botellín de agua y una bolsa de tela de recuerdo del hotel. Sobre la mesa cuelga de la pared un televisor plano excesivamente pequeño. Bajo el escritorio, además de una papelera de plástico en colo crudo, un minibar, en uso, pero vacío. Además allí detrás podemos encontrar algún enchufe libre disponible para nuestros aparatos electrónicos. Entre la mesa y la ventana, que se encuentra en la pared del fondo hay una lámpara de pie de metal blanco, con luz hacia arriba y un brazo articulado para la lectura. A su lado, una butaca de piel oscura algo incómoda. A la derecha del dormitorio quedan las camas. Dos. generosas. Blancas. Cada una con una almohada grande y otra más pequeña. Vestidas en blanco con suaves sábanas y un agradable edredón nórdico. El colchón es sumamente cómodo. Aparecen empotradas contra un cabecero de madera oscura. En él hay enchufes disponibles y dos brazos de luz dirigibles. Sendas mesillas, muy sencillas de madera blanca con cajón y diseño algo moderno. Sobre una de ellas el teléfono. En la otra, un folleto del hotel. En el techo de la habitación hay una lámpara de cristal de luz bastante fría. Si la obviamos el resto de luces (la lámpara blanca que hay junto al escritorio, y las luces de las mesillas) permiten crear un ambiente algo agradable. En la pared del fondo encontramos un enorme armario de tres cuerpos, con puertas de madera oscura con espejos. En su interior barras colgadoras con escasas perchas de plástico negro. Además algunos cajones y una caja fuerte. En el otro lado del armario, está la ventana. Doble de hojas correderas. Con vistas a la puerta principal y gracias a la altura alguna vista de la Diagonal y del sur de la ciudad. Pese a ser doble la insonorización no es muy buena y se escuchan los ruidos de la calle. Igualmente la puerta de la habitación no termina de cerrar bien, y debido al temporal que hay fuera no deja de golpearse con la fuerza del viento y de alguna corriente de aire interior. El foscurit no consigue frenar la luz exterior, y las rendijas de la puerta hacen que la luz del pasillo también se cuele en la habitación. El hotel en general resulta tranquilo así que no se escuchan voces en las habitaciones cercanas, aunque de vez en cuando se escucha un ruido como de un motor posiblemente del ascensor. El baño resulta espacioso. Aunque tiene un aire algo trasnochado está bien cuidado y muy limpio. Mármol marrón en suelo y paredes. A la derecha de la puerta una encimera de mármol con el lavabo blanco empotrado en ella. Por delante, en una barra metálica cuelgan dos toallas de lavabo, de tamaño, limpieza y calidad adecuadas. Grifo moderno monomando, con adecuada temperatura, caudal y presión. Por encima del lavabo, una pequeña repisa, también de mármol sobre la que hay dos vasos de cristal y dos piezas de jabón de manos. Ahí terminan todas las amenities que ofrece el hotel, aunque gel y champú se encuentran en sendos dispensadores anclados a la bañera. Encima del lavabo, un espejo hasta el techo. Debajo de la encimera, una papelera metálica en color blanco. Dos puntos de luz iluminan esta zona, escasamente. En la pared de la derecha, un viejo secador de pelo de escasa potencia. A continuación del lavabo hay un bidet y después un inodoro algo bajo. Junto a él además del portarrollos hay un dispensador de bolsitas higiénicas de plástico. Encima, dos ventanas modernas de aluminio blanco no practicables. A la izquierda de la puerta, quedando detrás de ella, la bañera. Protegida con una mampara de cristal ofrece una grifería monomando algo antigua pero que funciona a la perfección. Caudal, temperatura y presión muy correctas en una ducha de teléfono quizá demasiado sencilla. En un artilugio metálico que cuelga de la pared se ofrecen dos grandes botes de gel y champú. En un algo alejado toallero se ofrecen sendas toallas de baño limpias y generosas de tamaño, junto a un pie de ducha también en blanco. Por la mañana cuando bajamos a recepción, no hay nadie tras el mostrador. Pronto llega un hombre dispuesto a cobrarnos y entregarnos la factura mientras nos pregunta por el descanso y nos ofrece su simpática ayuda para continuar nuestro viaje. Calidad/precio: 8.5 Servicio: 7.5 Ambiente: 6 Habitación: 6.5 Baño: 8 Estado de conservación: 6.5 Desayuno: Valoración General: 7.5

    3.0 sobre 5
  • fcojavierp782

    Notable

    Hotel en buena zona y bien de precio. Habitación familiar muy amplia,necesita reforma general.cama matrimonio de 2 m confortable.baño con bañera peligrosa al haber un escalón estrecho y tocando a cortina que no deja casi salir. Muy buen desayuno.la chica de recepción muy amable.el primer día en desayuno a las 1030 faltaban huevos,bacon,salchichas,croisants,queso..tras la queja al personal resto de días muy bien. Un notable alto,lastima la falta de reforma

    4.0 sobre 5

Los comentarios expresan las opiniones personales de los clientes de Viajes El Corte Inglés que han completado el cuestionario tras su estancia en el hotel. Estas opiniones no representan necesariamente las de Viajes El Corte Inglés. ©2020 TripAdvisor LLC. All rights reserved.